• Administrador

Activista chihuahuense nominada al ‘Nobel’ de DH

Norma Ledezma, así como la abogada yemení Huda Al-Sarari y la defensora sudafricana Sizani Ngubane son finalistas del Premio Martin Ennals 2020


El crimen de su hija Paloma la sacó de la maquila para crear la asociación civil Justicia para Nuestras Hijas, graduarse como abogada y subirse al podio de foros como la ONU y la CIDH para exponer la problemática de feminicidios

Como muchas madres chihuahuenses, Norma Ledezma no se sintió impactada con los feminicidios que ocurrían en Ciudad Juárez hasta que comenzaron a registrarse en la capital del estado y perdió a su hija Paloma, de 16 años. Era el año 2002, que no sólo la enlutó sino sacudió por las graves fallas en la procuración de justicia para capturar al asesino de la adolescente; un año después fundó la asociación civil Justicia para Nuestras Hijas y ahora es candidata al Premio Martin Ennals 2020, reconocimiento llamado el Nobel de los Derechos Humanos.

De acuerdo con el sitio oficial http://www.martinennalsaward.org Ledezma, junto con la abogada de derechos humanos yemení Huda Al-Sarari, quien ha denunciado la existencia de cárceles secretas y su hijo fue asesinado en marzo pasado, así como la sudafricana Sizani Ngubane, fundadora de una organización de más de 50 mil mujeres de zonas rurales, son las finalistas al premio, que cada año otorgan 10 organizaciones, entre ellas Amnistía Internacional, Human Rights Watch y la Comisión Internacional de Juristas.



Es la primera vez que el jurado del Premio Martin Ennals designa a tres mujeres para la fase final de este distintivo –que lleva el nombre del primer secretario general de Amnistía Internacional, fallecido en 1991— cuya bolsa es de 26 mil euros y la ganadora se dará a conocer el 19 de febrero en Ginebra, Suiza.

Dos mexicanos han obtenido con anterioridad este premio: Samuel Ruiz, quien fue obispo de San Cristóbal de las Casas y fue galardonado en 1997. También Alejandra Ancheita, premiada en 2014 por su papel al frente de la organización de ayuda a inmigrantes e indígenas ProDESC.


Duelos convertidos en causas

Seguramente, Norma Librada Ledezma, de 53 años, no se imaginó 17 años atrás que sería nominada a un premio de esta envergadura. Sin embargo, sí tenía claro que no permitiría que el crimen de Paloma quedara entre la pila de expedientes del archivo muerto.

En una entrevista con la madre de Paloma, meses después de la desaparición de la adolescente, ella se decía golpeada emocionalmente pero sobre todo por la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado de Chihuahua, que en aras de resolver de manera apresurada ante los medios de comunicación, primero trataron de inculpar al novio de la joven, después a su padrastro y acabaron por reclamar que la propia Norma, no quería que se hiciera justicia.

“No vamos a permitir que archiven el caso”, enfatizaba la aguerrida y tenaz chihuahuense. “¿Cuántas más tienen que morir para que reaccionen?”, cuestionaba sobre la actitud del personal de la Procuraduría, incluso del entonces gobernador Patricio Martínez.

Ledezma Ortega, que hasta ese momento era una empleada de la maquiladora, se decía sorprendida de que su tragedia la viera reflejada en las madres de otras ocho jóvenes asesinadas y desaparecidas en la ciudad.

Refería la necesidad de apoyarse unas a otras pero no sólo con palabras de consuelo sino con información dura y consistente, que les permitiera hacer frente a la cerrazón y complicidad, por comisión u omisión, de la Procuraduría.

Ya visualizaba la intención de formar una asociación civil. Meses después de aquella entrevista, nació “Justicia para Nuestras hijas” que a partir de ello, ha apoyado en más de 200 investigaciones con asesoría legal y terapéutica.

Además, concluyó sus estudios de secundaria y preparatoria, cursó la carrera de Derecho y ha acudido a foros internacionales para exponer la problemática en Chihuahua, ante instancias como la Organización de las Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Asimismo, es miembro de la junta directiva del Centro de Justicia para las Mujeres de Chihuahua, y colabora en el Comité para la Prevención y Reparación de la Violencia Doméstica y de Género.

Aun cuando, la activista ha recibido numerosas amenazas de muerte no ha desistido y su lucha incidió para que se creara una fiscalía especializada en atención a mujeres víctimas de violencia de género en el estado.

Ya el año pasado, Norma Ledezma recibió el reconocimiento Hermila Galindo 2018, en la categoría de persona, otorgado por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.

2 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad