• Administrador

“Aldama no es basurero de nadie”: Vecinos de Álamos


Pobladores denuncian daño ambiental irreversible en la plataforma de “change.org”; ya acumulan 2,706 firmas

A través de la Red de Participación Ciudadana, los pobladores de Aldama reclaman la instalación del Centro de Acopio Transferencia de Residuos Industriales Peligrosos (CATRIP) en su municipio.

Desde octubre del año pasado, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) otorgó el permiso, con el aval del Gobierno del Estado, ya que según se estableció en la documentación, personal de la Secretaría de Desarrollo Urbano habría realizado una inspección física en el sitio, además de que la Presidencia Municipal de Aldama no se habría opuesto al proyecto ni hubo manifestaciones en contra, al vencer el plazo de las consultas públicas.

Al menos así, lo expone el amplio documento, en el cual Semarnat autoriza y da la normativa a seguir a la empresa Tecnología Ambiental Sostenible S.A. de C.V. de la Ciudad de México, citando como socio y representante a Jesús Ernesto Grijalva.

No obstante, los habitantes de Aldama y en particular, los vecinos del ejido Los Álamos, donde se construirá el CATRIP, advierten que ese lugar se inunda frecuentemente y lo suficiente, como para ser conocido en la región como la “laguna honda”.

Tanto en recientes ruedas de prensa como en una solicitud creada el 31 de julio pasado en la plataforma de denuncia ciudadana (https://www.change.org/p/semarnat-no-a-la-instalacion-de-la-empresa-de-manejo-de-residuos-peligrosos-en-cd-aldama), los vecinos reviran que no hubo tal consenso público y que el municipio tiene como principales actividades la ganadería y la agricultura, por lo que la operación de ese centro no garantiza que no se contaminen los mantos acuíferos.

En la petición publicada en www.change.org, que acumula 2 mil 706 firmas, señalan que “aun cuando, la empresa que impulsa su instalación defiende que beneficiaría al desarrollo de Aldama, los ciudadanos vemos que son más los perjuicios: Originaría mayor posibilidad de enfermedades en la población, el transporte y acopio de materiales peligroso incrementa la probabilidad de incendios y accidentes con sustancias difíciles de controlar”.

Ante el permiso de Semarnat y el respaldo del Gobierno del Estado al proyecto, que ofreció una inversión de 38 millones de pesos, de 20 a 40 empleos, una construcción de 2 años, 25 de funcionamiento y 3 para que cierre; los aldamenses temen que en las próximas sesiones de Cabildo se autorice el cambio de uso de suelo.



Semarnat otorgó el permiso con aval de Gobierno del Estado y, en una parte hasta mencionan a Aldama como municipio de Coahuila

En rueda de prensa, ofrecida el 6 de agosto pasado, Javier Millán, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Aldama destacó que los residuos químicos peligrosos de varias empresas del país, incluso extranjeras, quedarían a 9 kilómetros de la mancha urbana, causando riesgos ambientales y daños a la salud, recordando el amargo recuerdo que dejó en la región, cuando se explotaban minas de uranio.

Con el lema “no al basurero de residuos peligrosos” y “Aldama no es basurero de nadie”, el líder de los comerciantes y decenas de pobladores añadieron que se prevé que la empresa maneje más de 70 tipos de residuos tóxicos y 30 químicos diferentes para tratar esos desechos.

De acuerdo con la descripción del proyecto de Tecnología Ambiental Sostenible, algunas de las sustancias que se manejarán son: lodos resultantes de tratamiento de aguas, químicos no biodegradables, residuos con azufre, sulfuros, productos alimenticios caducados, pilas no reciclables, reactivos fuera de especificación, arenas de la fundición de fierro y acero, cenizas de los procesos de incineración, líquidos contaminados con metales pesados, ácidos, solventes, líquidos inflamables y corrosivos alcalinos, entre otros.

La compañía detalla procesos que garantizan la destrucción de esos residuos, empero ese tipo de actividades son relevantes, dados los efectos que pueden tener en la salud pública y el ecosistema.

Por ello, los ciudadanos de Aldama recriminan la autorización de proyectos de este tipo sin tomarlos en cuenta ni difundir la forma en que preservarán el medio ambiente.

“Aldama siempre ha sido visto en la entidad, como la ciudad de balnearios, acequias y árboles”, subrayan en su denuncia pública. “Conservemos el dicho que reza: Si se acaba el mundo, me voy pa’Aldama”.

No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad