• Administrador

¿Con sólo cruzar la frontera se desploman casos de COVID-19?

Mientras EU es el nuevo epicentro de la pandemia, México no tiene ni el 1% de casos; Texas con 3,266 diagnosticados, NM con 315 y Chihuahua con 11


La frontera debe desinfectar al pasar, por sí mismo ha de ser un filtro sanitario para no contraer el COVID-19, llamado coloquialmente coronavirus.

Sólo así se explica que con Estados Unidos, como el nuevo epicentro de la pandemia, al registrar más de 200 mil casos confirmados del agresivo virus; en México apenas se acerca a los mil 500 casos.

No sólo por ser naciones vecinas, además en las zonas fronterizas miles de personas suelen ir y venir todos los días. Los cruces ni siquiera están suspendidos; solamente se restringió el paso de México a EU para actividades comerciales, sanitarias y militares. De allá para acá sólo les dan volantes y les toman la temperatura.

Los contrastes son extraordinarios. En Nuevo México, hasta el día de hoy, suman 315 casos confirmados de coronavirus y 5 muertos; en Texas se diagnosticaron 3 mil 266 casos y 41 decesos (El Paso con 50 de esos casos).

Del otro lado de la frontera con esas regiones estadounidenses, el estado de Chihuahua posee 11 casos positivos de COVID-19, a partir de 3 casos más, según se dio a conocer este día.

El director médico de la Zona Norte de la Secretaría de Salud, Arturo José Valenzuela Zorrilla, precisó que 7 son de Ciudad Juárez y 4 de Chihuahua capital, con los cuales la entidad ya entró a la fase de la dispersión comunitaria, ya que esas personas no se contagiaron por viajar a países o ciudades donde existe el mayor porcentaje de incidencia ni convivieron con extranjeros.

Aún así, las cifras son más que distantes entre las fronteras de México y Estados Unidos.

El consenso entre especialistas es que en primer lugar, en México se detectó el primer caso de coronavirus el 27 de febrero, esto es, un mes después de que se diera el primero en EU; en segundo lugar, la estrategia mexicana de retrasar hasta que ya no fue posible, las disposiciones del cierre de negocios y el confinamiento de las personas en su casa, y en tercer lugar –quizá la más importante— la cantidad de pruebas aplicadas para medir realmente el nivel de contagio.

Al presidente estadounidense Donald Trump, lo han recriminado por su tardía reacción ante la pandemia, acusando que sólo se aplican pruebas a 30 por cada 100 mil; en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se estima que esa proporción es de 6 por cada 100 mil personas.

En Chihuahua, de hecho, se ha expuesto la falta de capacidad para realizar pruebas ante la menor sospecha y cómo, a la fecha, se determinó que hasta no presentar los principales síntomas (tos, fiebre y dificultad para respirar), simplemente no se evalúa a la persona.

https://www.clickchihuahua.com/post/sin-pruebas-para-sospechosos-de-coronavirus-sólo-que-se-enfermen

Un aspecto que hace la diferencia para contener el coronavirus, en lugar de sólo atenderlo. Al tiempo que eso se traduce en que realmente no se sabría cuántas personas están enfermas en Chihuahua.

Y si en Estados Unidos, Trump hizo ayer un llamado a la ciudadanía para prepararse a pasar por “dos semanas infernales”, pues según los cálculos de la Casa Blanca, si se siguen las restricciones, habría de 100 mil a 240 mil muertos, y si la población no hace caso, entonces hasta 2.2 millones de decesos; ¿cuál será realmente el panorama para México y sus fronteras?

A contrarreloj, plan estatal

Según el gobernador Javier Corral, hay una capacidad de 600 espacios de cuidados intensivos y tres clínicas especiales para pacientes COVID-19 en toda la entidad: una en Delicias en el nuevo Hospital del ISSSTE; otra en el Hospital Central de Chihuahua y la tercera en Juárez, en el Hospital General, con la colaboración del ISSSTE en esa frontera.

“En los próximos días daremos a conocer esa intervención muy generosa del sector empresarial, que nos está ayudando no solamente a conseguir, sino a comprar equipos de respiración para enfrentar lo que llamamos la batalla decisiva en el área de salud, que son los cuidados intensivos”.

Además, agregó, se desarrolla la rehabilitación de respiradores con la participación de un grupo de técnicos que fabrican materiales para la industria aeroespacial, quienes ofrecieron fabricar las partes que le faltan a los respiradores descompuestos.

El objetivo, a decir del mandatario estatal, es que entre todas las instancias de salud se logre contar con 600 respiradores en el estado en los siguientes 20 ó 30 días.

En tanto eso ocurre, continúa la capacitación del personal y la compra de insumos como material de protección del personal que atiende o atenderá los casos de coronavirus, y la adquisición de más pruebas para el diagnóstico de las personas que presentan los síntomas conforme a la definición operacional establecida por las autoridades en la materia.

A decir de Corral Jurado, no se ha recurrido al uso de pruebas rápidas ya que no son plenamente confiables, poseen un margen de error del 20% y en su lugar, se pidió a la Secretaría de Salud federal, “si mediante un protocolo y a partir de un documento, que firme la persona con el personal de salud, se pudiera generar un muestreo a partir de nuestros filtros sanitarios y darle el seguimiento con la siguiente prueba, la PCR que es la más acertada para detectar posibles centros de brotes regionales y elevar la curva de contagios”.

Esto a más de un mes de haberse detectado el primer caso en el país.


A un mes del primer caso detectado en el país, en el estado recién se instalan filtros sanitarios en puentes internacionales y tramos carreteros, y se gestionan equipos para enfrentar la fase de dispersión comunitaria

Los filtros sanitarios, a los cuales se refiere el gobernador, son 14 que este día se dio a conocer que se instalaron en los puentes internacionales que comparten con los tres estados fronterizos del suroeste de EU, así como con las entidades vecinas de la República Mexicana, así como en tramos carreteros estratégicos.

Operativo que desarrollan la Secretaría Estatal de Salud, con el apoyo de la Secretaría de Seguridad Pública y la Dirección de Vialidad, ya que se reorientó personal que estaba en control de tráfico y alcoholímetro, a tareas de revisión en esos filtros situados en los puentes internacionales Córdova, Zaragoza, Santa Teresa, Lerdo Stanton, Paso del Norte y Tornillo, así como en el kilómetro 31 de la carretera Juárez a Chihuahua y en los poblados de Berrendos, Puerto Palomas, Yécora, El Charco, Escalón y Presidio.

La mecánica en esos filtros, es que personal de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal interrogue a automovilistas y pasajeros de autobuses, sin que desciendan del vehículo, y les tomen la temperatura.

En su caso, a la persona se le canalizará al Centro Regulador de Urgencias Médicas, donde se definirá si se le debe trasladar a un hospital o continúa su camino.

Las personas que son enviadas al área médica deben proporcionar datos como nombre, edad, domicilio de destino y domicilio donde radican, así como su número de teléfono, los lugares donde han estado y con cuántas personas han convivido en los últimos días.

Si la persona no presenta signos de gravedad se le envía a su casa y personal de la jurisdicción sanitaria se comunicará con ellos para dar seguimiento a su caso.

22 vistas0 comentarios
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad