• Administrador

Crónica de un ecocidio anunciado: Sierra del Mogote

Salvemos los Cerros de Chihuahua pugna por declararlo zona natural protegida ante el irreparable daño a la flora y fauna, incluso a los mantos freáticos


La asociación civil ha expuesto el daño ambiental sistemático y mientras, continúan los permisos para construir más fraccionamientos y escuelas

La Sierra del Mogote es hogar de una gran biodiversidad de flora y fauna, cactus en peligro de extinción, melones silvestres, linces, venados y luciérnagas, entre otras, advirtió la asociación civil Salvemos los Cerros de Chihuahua y mientras han girado alertas, se autorizan más construcciones como el residencial Valle Escondido.

Un llamado que convoca a los tres niveles de gobierno, empresas, sociedad civil, instituciones académicas, científicos, colectivos y a todo aquel ciudadano interesado en un diálogo respetuoso, con argumentos y pruebas, sobre la necesidad de respetar la vida natural.

Y el tiempo apremia, ya que los permisos para crear más áreas habitacionales avanzan y lo que esa área necesita es declararla zona natural protegida.

Luis Rivera, quien encabeza la agrupación civil y la cruzada por salvar ese patrimonio natural, volvió a poner el dedo en el renglón y la situación de alerta que esto representa.

Desde agosto de 2018, destacó cómo la empresa CTU se apropiaba de esa reserva natural, cambiando su ecosistema y poniendo en riesgo el hábitat por edificar el residencial Valle Escondido.

Además se denunció que para ello, el perímetro de ese fraccionamiento estaba convertido en un basurero y tiradero de escombro, privatizando el acceso al cerro.

Actualmente, los focos rojos persisten ya que las zanjas y bardas que han construido en los cerros, que rodean al residencial Valle Escondido, han afectado los mantos freáticos en un área natural de sumo valor ambiental.

Según explicó, la construcción se lleva a cabo en la parte baja de la sierra, también conocida como el bajío de La Palma, donde se recargan algunos mantos freáticos.

Por ello, Luis Rivera indicó que pugnarán ante la autoridad municipal y estatal por la declaración de zona natural protegida en la Sierra del Mogote, que comprende desde el cerro de la Cantera, a la altura de la Universidad Tecnológica de Chihuahua (UTCH), hasta el punto donde se construye el Colegio Belem.

Enfatizó en este sentido, la importancia de revisar si hubo o no un estudio de impacto ambiental, aspecto que ya se está revisando con el Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN) de Chihuahua.


Todavía el año pasado era perceptible el hábitat en riesgo / Fotos: Salvemos los Cerros de Chihuahua


Vecinos también decepcionados

Vecinos de residenciales de Valle Escondido, Bosques del Valle y Rinconadas del Valle III, ubicado en la parte trasera del fraccionamiento San Francisco Country Club, han denunciado en numerosas ocasiones que les ofrecieron comodidad y lo que adquirieron fueron incendios y basura.

En archivos periodísticos, publicados desde el año pasado, se ha denunciado que esas nuevas áreas habitacionales prometían una cotizada plusvalía y buena calidad; en cambio, viven entre basura y constantes incendios generados en el lugar.

Incluso, han señalado que la empresa CTU se había comprometido a construir un parque en un terreno baldío, sitio que solamente se usa para colocar maquinaria y herramienta, así como habilitar casas temporales de veladores y es donde suelen generarse incendios.

Decenas de familias que ya viven en esa área han expuesto sus quejas ante la constructora pero no les han resuelto sus demandas, ni la autoridad municipal ha mediado para presionar por una solución.

Ni las plusvalías se salvan con cerros convertidos en basureros particulares

El tiempo apremia

Salvemos los Cerros de Chihuahua refirió que desafortunadamente no es el único caso de afectación, ya que la ampliación del Colegio Belem han hecho lo propio con el ecosistema.

“La Sierra del Mogote y el arroyo Saucito son importantes espacios naturales ubicados al norponiente de la ciudad, a espaldas de la Torre Luminarias, frente al periférico De la Juventud y el complejo industrial El Saucito.

“En estos espacios ocurren procesos vitales para el tejido socio-ambiental:

Se filtra agua al subsuelo a través de los suelos rocosos y porosos; se purifica el aire gracias a plantas, árboles y arbustos; se provee de sombra y protección contra el viento y el clima; se aportan espacios para el desarrollo de la vida natural y humana, hogar para plantas y animales, muchos en peligro de extinción y, es zona de esparcimiento y actividades recreativas y de convivencia, como el deporte, las artes, las ciencias, etc. Todo esto, en la belleza de un paisaje único que es bien común de toda la población”.

Para Luis Rivera no se trata de organizar eventos, donde expongan maquetas con fabulosos proyectos de construcción sino ponderar el valor ambiental del área, la memoria del agua –como ya ocurrió en la tromba que sufrió la ciudad en 1990— y cómo el hecho de estar desviando arroyos así como partiendo e invadiendo cerros genera un daño irreparable, que no se justifica sólo por la ambición de licitaciones que ingresan dinero a las arcas gubernamentales y para los empresarios no es más que un jugoso negocio.

10 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad