• Administrador

De la revocación de mandato a #AMLOVeteYa

Manifestaciones en 70 ciudades del país; ciudadanos hacen caravanas en sus autos para exigir a una sola voz, la renuncia del presidente


Reclamo pacífico y con sana distancia, en momentos que la República Mexicana se acerca a los 88 mil casos y 10 mil muertes por el COVID-19


En punto de las 9 de la mañana, decenas de automovilistas se concentraron este sábado en el estacionamiento del gimnasio Manuel Bernardo Aguirre, en la Deportiva de la capital del estado, para arrancar motores y elevar el reclamo a bocinazos, con banderas y pancartas contra la forma de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, exigiéndole su renuncia.

#AMLOVeteYa es la consigna, a la cual convocaron los movimientos sociales FRENA (Frente Nacional AntiAMLO), el Congreso Nacional Ciudadano y el Frente Nacional Ciudadano, para manifestarse en medio de la pandemia en las principales ciudades de cada estado del país.

Precisamente por ello, se informó, que debía hacerse sin romper la sana distancia ni riesgos; en sus autos –una o dos personas por unidad— y tocando el claxon.

Como en la ciudad de Chihuahua, también se replicó en Juárez, Delicias, Camargo y Cuauhtémoc. Lo mismo que en Guadalajara, Mérida, Guanajuato, Oaxaca, Ciudad de México, Monterrey, Puebla, Durango, Nuevo Laredo, Cuernavaca, Querétaro, Acapulco, Aguascalientes, Boca del Río, Morelia, Cancún, Pachuca y Celaya, entre otras.

De acuerdo con datos de FRENA, la protesta se llevó a cabo en total, en 70 ciudades del país y en los videos compartidos por los usuarios de Facebook y Twitter, prácticamente en cada región las pancartas coincidían: “AMLO vete ya”, “Fuera AMLO”, “Renuncia ya”, “López no te queremos en… (cada ciudad)”, “López eres la burla internacional” y “AMLO no eres bienvenido”.

En las caravanas de protesta difundidas, ningún automovilista exhibió su respaldo hacia algún partido político, enmarcando el matiz ciudadano de una manifestación pacífica y contundente.

Los reclamos no se enfocaron sólo en el manejo del gobierno federal con la pandemia, que hasta ahora se ha permeado por la descoordinación, la falta de insumos y las quejas de los gobernadores por la estructura del Semáforo COVID, las cifras que no coinciden entre la Federación y cada entidad, y dejando a la deriva la reactivación en cada región. Hasta este día, Salud Federal reportó 87 mil 512 casos de coronavirus en la República Mexicana y 9 mil 779 decesos, sin embargo, no es sólo eso.

De acuerdo con los cientos de testimonios vertidos por los ciudadanos a través de las redes sociales, es el rumbo que está tomando el país ante las decisiones que el presidente ha aplicado o no, lo que más preocupa, el comparativo con Venezuela y encaminar a México a la crítica situación de la nación sudamericana, y la confrontación constante que López Obrador utiliza para evadir sus responsabilidades, poniendo en riesgo la soberanía.

Bajo esa óptica, el problema no es que cancelara el aeropuerto de Texcoco o se aferre a impulsar el tren maya, tumbe programas como el Seguro Popular y las estancias infantiles, sino el incierto porvenir para los mexicanos y que ahora, con los estragos de una pandemia, se requerirá una cirugía de alta precisión para recomponer la economía nacional.

La revocación de mandato, que sería válida en 2022, no es tan simple como hacer una pregunta, tal y como lo expuso López Obrador al proponerlo

Un escenario que las organizaciones sociales como FRENA, han considerado el combustible para una debacle y la relevancia de una acción civil, exigiendo que el presidente renuncie.

No se trata entonces de la revocación de mandato, ya que ese referéndum se realizaría en 2022, de acuerdo con la iniciativa del propio Jefe del Ejecutivo. “La pregunta es muy sencilla: ¿Quieres que continúe o renuncie el presidente de la República? Sí o no”.

Un debate que revivió apenas el 7 de abril pasado, cuando el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelí, sugirió a más de 4 mil representantes del sector privado, canalizar su inconformidad por la vía democrática y esperar a las elecciones de revocación de mandato de 2022.

“¿Crees que hemos llegado al punto de decirle a AMLO, corrige o te vas?”, preguntó uno de los empresarios, en alusión a la figura jurídica (la revocación) propuesta y aprobada por el partido de Morena.

No obstante, la simple pregunta que dice López Obrador es insuficiente, se necesita reunir 2 millones 701 mil 91 firmas de electores (3% del padrón nominal) sólo para que la solicitud proceda ante el Instituto Nacional Electoral (INE).

Además, se requiere que esas firmas provengan por lo menos de 17 entidades federativas; si solamente en la Ciudad de México se juntara esa cantidad de firmas, no aplica; tiene que representar a más de la mitad del territorio nacional y por lo tanto, sería el 3% del padrón electoral en cada estado que se sume a la petición de revocación de mandato.

Una vez pasado el filtro de la solicitud, para que la salida del presidente sea una realidad, tiene que votar el 40% de la lista nominal de cada estado y procederá si se gana por mayoría absoluta. Dicho de otro modo, tendrían que votar cuando menos 36 millones 14 mil 547 ciudadanos y gana la revocación con el voto positivo de 18 millones 7 mil 273 mexicanos.

Y eso será hasta 2022, lo que preocupa a las organizaciones sociales como FRENA, el Congreso Nacional Ciudadano y el Frente Nacional Ciudadano, ya que para entonces, las problemáticas del país serán más agudas y apelan por ello, al músculo civil para exigirle su renuncia, como el propio López Obrador ha sostenido, el pueblo manda.

39 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad