• Administrador

Desnutrición, de los programas sociales a la realidad

Ante la problemática persistente, anuncia Coepi que capacitarán a cocineras de comedores en escuelas de la Sierra, y seguirán con el fomento de la agricultura familiar


Foto: Difusión Norte

Si bien la desnutrición en el estado de Chihuahua ha disminuido desde 2016, cuando alcanzó su punto más alto, a la fecha, aún se refiere a miles de menores de 5 años de edad, en acumulado poco más de 34 mil niños que han presentado cuadros desde leves hasta severos por la mala alimentación y en su mayoría, se concentran en municipios serranos.

A partir de ello, el gobierno estatal dio a conocer algunas estrategias para combatir la problemática, al reforzar la capacitación de cocineras en los comedores de las escuelas, dotar de semillas a las comunidades indígenas para impulsar la agricultura y el autoconsumo, así como una distribución más eficiente de las despensas otorgadas por el DIF Estatal.

Según la Comisión Estatal de Pueblos Indígenas (Coepi), se cuenta con 527 escuelas con comedores en 23 municipios serranos, donde se atiende a 24 mil personas.

Para ello, se signó un convenio con el Instituto de Capacitación para el Trabajo del Estado de Chihuahua (ICATECH) y el DIF Estatal para impartir el curso intensivo “Manejo Higiénico y Alimentación Saludable” a mil 56 cocineras; si completan la capacitación, les pagarán poco más de 500 pesos a cada una.

A decir de Teresa de Jesús Piñón, directora del ICATECH, el curso inició con el tema alimentación saludable y se le añadieron otros como el manejo saludable de alimentos.

Una vez concluido el adiestramiento, las cocineras a su vez capacitarán a más personas con el fin de llegar a 119 comunidades de 23 municipios: Balleza, Batopilas, Bocoyna, Camargo, Carichí, Chínipas, Cuauhtémoc, Guachochi, Guadalupe y Calvo, Guazapares, Guerrero, Jiménez, Madera, Maguarichi, Matachí, Morelos, Moris, Nonoava, Ocampo, Parral, Temósachi, Urique y Uruachi.


Los ejes gubernamentales

Acorde con María Teresa Guerrero Olivares, titular de Coepi, el presupuesto de 2020 contempla un partida de 71.4 millones de pesos para aplicarlos en cinco programas en beneficio de las comunidades indígenas.

Para estimular la agricultura y el autoconsumo de productos, que mejoren su alimentación, “Fomento a la Producción Familiar Indígena” ejercerá 39 millones de pesos.

Con ese dinero, explicó, se entregarán herramientas y aperos de labranza, gallinas, huertos, semillas (trigo, avena para los animales, sorgo y chícharo) y brigadas de cuidado al medio ambiente en la Sierra Tarahumara.

“Fomento a la Producción Familiar Indígena en 2017 tuvo 900 beneficiarios, en 2018 fueron 8 mil 500, y en 2019 sumaron 10 mil 519, mientras que en 2020 llegarán a 15 mil”.

Otro programa es “Gestión y Transversalización de los Derechos Indígenas y Seguimiento de Programas Sociales Dirigidos a la Población Indígena”, con un presupuesto de 7.3 millones de pesos.

Un esquema para activar enlaces internos en cada Secretaría, en la atención de los pueblos originarios al auxiliar a dependencias que carecen de bolsas específicas, como es el caso de Coepi.

Asimismo, está “Fomento al Respeto de los Derechos de los Indígenas” que dispondrá de 5.99 millones de pesos para operar mecanismos, como audiencias públicas y consultas, que se hacen en campo a manera de ventanilla gubernamental.

“Atención a la Población Indígena del Estado de Chihuahua” se enfoca –acorde con la funcionaria— en los indígenas que migran a las ciudades y contará con una bolsa de 12.7 millones de pesos.

Según Guerrero Olivares, cada año 18 mil 145 personas acuden a las oficinas de Coepi y piden apoyos para defunciones, traslados, seguimientos, transporte y casos de emergencias.

El quinto programa es “Apoyo Alimenticio para Estudiantes en el Nivel Básico y de Educación Superior”, que se comparte con el DIF Estatal para la compra de los insumos y la Comisión los distribuya en la Sierra Tarahumara en las 527 escuelas.

En este renglón, se destinarían los 6.41 millones de pesos restantes del presupuesto de la Coepi en 2020.

Por otra parte, el DIF Estatal arrancó el martes pasado, el programa “Control para la Entrega de Insumos Alimentarios”.

En el evento oficial que se llevó a cabo en Aquiles Serdán, se detalló que ahora la mecánica será a través de tarjetas con código QR, que será leída con una aplicación instalada en un teléfono celular para incrementar la eficiencia y el control en la entrega de las dotaciones de las despensas.

Según se estableció, el beneficiario sólo deberá mostrar una tarjeta de identificación y así se aplicará en toda la entidad.

De este modo, acorde con el DIF Estatal, se podrá disponer de expedientes digitales en tiempo real, así como verificar los beneficiarios finales y entregar las dotaciones alimentarias a personas con problemas de desnutrición y obesidad. Lo anterior implicó una inversión de 2 millones 654 mil pesos.


Los contrastes

Cifras de la Secretaría de Salud exponen que en 2016 se atendió a 13 mil 293 menores en estado de desnutrición, de los cuales 359 fueron casos severos. Al año siguiente, se contabilizaron 10 mil 128 niños y de éstos, 270 con desnutrición severa.

En 2018, se registraron 9 mil 546 casos y a 240 se les clasificó con un cuadro severo. En esos tres años, el rango de muerte fue de 23 a 25 menores de 5 años por esta causa.

Hasta el primer trimestre de 2019, se llevaba un registro de mil 315 casos de desnutrición. Los municipios con mayor índice de incidencia son Guadalupe y Calvo, Parral, Urique, Batopilas, Guachochi, Jiménez, Balleza, Bocoyna y Gómez Farías, sin contar a los municipios con mayor índice de población que también registran casos de desnutrición de menores en diferentes modalidades.

En 2017, el estado se colocó como el tercero a nivel nacional en desnutrición, sólo detrás de Sinaloa y Jalisco.

1 vista
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad