• Administrador

El lado menos amable de la generación COVID-2020

Cuando las escuelas reabran, no todos volverán a clases; se estima que deserten al menos, 800 mil alumnos en nivel medio superior por la pandemia


La deserción ya era un problema antes de que llegara el virus, sólo puso el dedo en la llaga; Chihuahua, 3º a nivel nacional en abandono escolar

Mientras algunos estudiantes continuaron sus clases con el sistema educativo a distancia y se las ingeniaron para graduarse (https://www.clickchihuahua.com/post/graduaciones-en-tiempos-del-covid); para otros representó dejar la escuela por trabajar para ayudar al ingreso familiar en tiempos de pandemia.

“Antes de la llegada del COVID-19 ya teníamos un problema para retener a nuestros adolescentes en la educación media superior: Cerca de 13% se desafilian de la escuela cada año”.

Ana Razo, doctora en Políticas Públicas por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), organismo especializado en ciencias sociales, perteneciente al sistema del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), expone lo anterior al analizar la situación económica versus la educativa para los jóvenes.

http://www.educacionfutura.org/el-dilema-en-la-educacion-media-superior-quien-abandona-a-quien/

De acuerdo con la especialista, cuando los 14 mil planteles públicos de educación media superior en el país vuelvan a abrir sus puertas; muchos no regresarán.

Ya sea porque algún miembro de la familia se enfermó y el estudiante tenga que apoyar con el cuidado de hermanos menores, o debido a la presión de contribuir con el ingreso del hogar y opten por trabajar; “la pandemia está haciendo aún más evidente, lo que ya sabíamos: Para muchos adolescentes, la escuela no hace sentido”.

Razo resume que si la deserción ya era un problema, el reto es la disyuntiva en sí misma, anteponer la situación económica del hogar o privilegiar la formación académica del menor.

Si bien el gobierno federal reitera que las becas para que los jóvenes estudien o trabajen son suficientes para frenar la deserción, la realidad dista mucho del discurso.

El propio secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, declaró en días pasados, que descartaba una deserción masiva de alumnos para el siguiente ciclo escolar 2020-2021, sin embargo, estimó que al menos 800 mil estudiantes de tercero de secundaria no continuarán su tránsito a la educación media superior.

Un filtro significativo que así se evidencia en los indicadores de Chihuahua, donde el nivel educativo se sitúa ligeramente por arriba de la media nacional con un promedio de 9.5 grados de estudio, frente a 9.2 en el país.

Sin embargo, la matrícula se desploma al pasar de primaria y secundaria, a preparatoria o bachilleres.

Según la Secretaría de Educación del Estado, en el presente ciclo escolar 2019-2020 se cuenta con un millón 237 mil 715 estudiantes en el estado, de los cuales 734 mil 407 están en educación básica, mientras que 160 mil 447 integran el universo de media superior y 145 mil 247 en educación superior. En otras modalidades como educación inicial, especial, extraescolar, para adultos, atención a niñas y niños migrantes, y capacitación para el trabajo, la matrícula es de 197 mil 614 estudiantes.

Esa cantidad tan baja comparativamente entre educación básica y media superior es el reflejo de la deserción, ya sea porque los adolescentes y jóvenes se incorporen de lleno al ámbito laboral o bien, ni estudien ni trabajen.

A nivel nacional, la tasa de deserción escolar en el ciclo 2018-19 se ubicó en 14.7% englobando todos los sistemas educativos, en lo cual Chihuahua quedó en el lugar 11 con 15.2%, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Sin embargo, al separar la deserción escolar en nivel de preparatoria, la entidad se coloca en el tercer lugar nacional con 14.7%, sólo detrás de Nuevo León y la Ciudad de México.

Lo que contrasta con una creciente red de opciones en el nivel medio superior en el estado:

--Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Chihuahua (CECYTECH) con los Centros de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT)

--Educación Media Superior a Distancia (EMSaD)

--Centro de Educación Artística INBA-Secretaría de Cultura (Cedart)

--Colegio de Bachilleres del Estado de Chihuahua (Cobach)

--Colegio de Educación Profesional Técnica del Estado de Chihuahua (Conalep)

--Dirección General de Bachillerato, Centros de Estudio de Bachilleratos (CEB)

--Preparatorias Federales por Cooperación (Prefeco), Preparatorias del Estado y Subsistema de Preparatoria Abierta

--Telebachillerato del Estado de Chihuahua (SPAyT), Planteles de Telebachillerato General y Telebachillerato Comunitario y Bachillerato Intercultural

--Unidad de Educación Media Superior Tecnológica Agropecuaria y Ciencias del Mar (UEMSTA y CM) en los Centros de Bachillerato Tecnológico Agropecuario (CBTA)

--Unidad de Educación Media Superior y Tecnológica Industrial y de Servicios (UEMSTIS), en los Centros de Bachillerato Industrial y de Servicios (Cbtis)

--Centros de Estudio Tecnológico Industrial y de Servicios (CETIS).

--Instituciones particulares incorporadas a la Secretaría de Educación Pública (SEP)

--Instituciones oficiales de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH) e incorporadas a la misma, e instituciones particulares incorporadas a la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ)

En resumidas cuentas, no se trata de alternativas, sino de engancharlos y que el sector productivo los integre de manera eficaz.

El dedo en la llaga

“El problema de trayectorias educativas suspendidas en la media superior ya era grave y, como en muchas otras dimensiones de nuestro desigual país, la emergencia sanitaria está poniendo el dedo en la llaga”.

A decir de Ana Razo, entre familias más pobres, los estudiantes son más vulnerables y se acentúa la brecha de alejamiento con la escuela, cuyo aumento ya es palpable desde el inicio de la contingencia.

La especialista ejemplifica que en el ámbito rural, más de mitad de la población carece de acceso a Internet y quedaron fuera del formato de educación en línea, al cual apeló la SEP ante la contingencia sanitaria.

En ese sentido, en Chihuahua se tuvo que recurrir a impartir clases a través de la estación de radio XETAR para abarcar a los alumnos de las comunidades indígenas en la Alta y Baja Tarahumara, por ejemplo. (https://www.clickchihuahua.com/post/la-voz-de-la-sierra-aliada-de-educación-ind%C3%ADgena-y-rural)

“Nos enfrentamos a una oleada de jóvenes que dejarán la escuela para incorporarse al mercado laboral remunerado y así aminorar la pérdida de ingresos en el hogar. Incluso, el caso de las jóvenes estudiantes es particularmente alarmante. Muchas de ellas suspenderán sus estudios por el incremento en las responsabilidades de trabajo doméstico y de cuidados no remunerados en el hogar, subrayando su vulnerabilidad al abuso físico y sexual”.

Razo destaca que lo más importante no es el otorgamiento de becas a jóvenes para que no abandonen sus estudios, sino pugnar por políticas públicas que respondan a la pregunta, ¿qué hacemos cuando la escuela es quien abandona a nuestros adolescentes?

Así como la campaña de “Quédate en casa”, subraya la profesora, convendría un “¡Quédate en la escuela!”

22 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad