• Administrador

¿Energías limpias estresan a la CFE?

Con las recientes disposiciones de la Sener, se cierra el círculo para privilegiar al sector público por encima del privado y ahora está en vilo, la cartera de proyectos fotovoltaicos en Chihuahua


Según las cuentas del gobierno estatal, inversionistas de España, Francia, China y Estados Unidos evaluaban proyectos fotovoltaicos por 984 mdd para este año, más los 780 mdd ya en operación

El acuerdo publicado por la Secretaría de Energía (Sener), que frena la inversión privada en energías limpias es la crónica de un aborto más que anunciado.

Desde que Andrés Manuel López Obrador hizo campaña hasta asumir el poder en la Presidencia de México, estaba cantado el son contra la reforma energética y la forma en que se venía manejando la política comercial de combustibles e hidrocarburos.

Comenzó con Petróleos Mexicanos y la insistencia de construir la refinería de Dos Bocas en Tabasco –este lunes incluso, se presentaron avances de la obra—, posteriormente se cancelaron las subastas de petróleo y gas, se puso en entredicho la serie de contratos en gasoductos.

Antes de concluir 2019, se modificaron los lineamientos para el otorgamiento de Certificados de Energía Limpia (CELs), validando sólo los emitidos por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y con ello, se suspendieron las subastas de energías limpias.

El 29 de abril pasado, el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) publicó un acuerdo para aplazar los permisos para las pruebas críticas, que todo proyecto de generación de energía renovable requiere para operar.

https://www.clickchihuahua.com/post/energ%C3%ADas-limpias-les-bajan-la-luz-hasta-nuevo-aviso

El argumento fue la necesidad de “garantizar la eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad y seguridad del Sistema Eléctrico Nacional ante los riesgos de inestabilidad durante la pandemia de COVID-19”.

La Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE), la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES) y la Plataforma México Clima y Energía (PMCE), externaron su rechazo al acuerdo y advirtieron que ponía en riesgo 28 proyectos de generación renovable, que entrarán en operación este año y en 2021, afectando a Chihuahua, Tamaulipas, Campeche y Yucatán.

Además de detener las pruebas en nuevas plantas de energía limpia, el gobierno ha acelerado las reglas que otorgarían prioridad a la empresa de servicios públicos (CFE) sobre los proyectos privados, enfatizaron.

Reclamo al que se sumó el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), igual que ahora, tres semanas después, al surgir este nuevo acuerdo para cambiar las reglas en el otorgamiento de contratos privados en energías renovables con un fundamento similar, “la crisis sanitaria por el COVID-19 ha puesto en estrés al sistema eléctrico”.

Las reacciones en contra se generaron enseguida por parte del gobierno de Canadá y de la Unión Europea, así como la American Chamber/México y el Consejo Ejecutivo de Empresas Globales, al destacar el recuento de medidas que afecta las inversiones en el sector, desde el acuerdo del 29 de abril pasado que suspende por plazo indefinido, la entrada en operación de energías renovables y limita la generación por centrales eólicas y fotovoltaicas en operación, y ahora vuelven a cambiar las reglas para privilegiar a la CFE mediante controles sobre Centrales Eléctricas con Energía Limpia Intermitente.

Impacto negativo que se describió en 44 proyectos de generación de energía limpia en 18 estados de la República y que suma una inversión de 6 mil 400 millones de dólares.

En una misiva a la titular de Sener, Rocío Nahle, señalaron que el más reciente acuerdo “se une al resto de medidas, cambios en las leyes y políticas que atentan contra la inversión de energías renovables en el país”.

De acuerdo con una publicación de El Financiero, un tribunal federal mexicano ya otorgó a tres compañías, una suspensión temporal contra la medida del gobierno para detener las nuevas pruebas de plantas de energía limpia, lo que podría sentar un precedente para otras 17 solicitudes de empresas de renovables que luchan contra la misma medida.

En su decisión del viernes pasado, el tribunal otorgó a FV Mexsolar XI SAPI y a dos empresas anónimas, las medidas cautelares, por lo que se advierte un alud de amparos.

El meollo del asunto entre el acuerdo publicado el 29 de abril de este año y el del viernes pasado es que se cierra el círculo contra las inversiones en generación de electricidad, ya que primero se obstaculizaron las pruebas preoperativas y después, las autorizaciones de nuevas centrales, es decir cerró la puerta a las renovables.

Además el acuerdo no tiene temporalidad y tampoco se fija un plazo para la medida de emergencia.

De hecho, trascendió que la intención de Nahle era publicar los cambios desde el 12 de mayo pero se retrasó unos días debido al análisis de impacto regulatorio por parte de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) y en cuanto se anexó, se publicó el viernes 15 de mayo en la emisión vespertina del Diario Oficial de la Federación (DOF).

Cómo le pega a Chihuahua

Los sectores más afectados con la restricción de la Sener, son las centrales solares y eólicas, que en tiempos de la pandemia, esperaban pronto la reactivación económica.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Energía Solar (ASOLMEX) y la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE), la iniciativa del gobierno federal pondría freno a 44 proyectos de energía eólica y solar, 28 de ellos a punto de iniciar operaciones.

Apenas en enero pasado, Jorge López Uranga, director de Energía de la Secretaría de Innovación y Desarrollo Económico del Gobierno del Estado de Chihuahua, expuso en una entrevista con El Economista, que en la entidad hay siete parques solares en operación con 356 megawatts (MW), 3 se están construyendo con 430 MW y también, hay 8 proyectos en etapa de desarrollo con posibilidad de arrancar su construcción este año con una capacidad de 984 MW.

“Para el estado de Chihuahua, la generación de energía fotovoltaica representa un potencial de inversión importante. Hasta la fecha, se tiene registrada una inversión de 780 millones de dólares en estos proyectos y podrían llegar otros 984 millones de inversiones futuras”.

Planes que se refieren a inversiones de España, Francia, China y Estados Unidos, que inyectarían mil 480 millones de dólares en proyectos fotovoltaicos en la entidad.

Al menos, esa era la previsión.

Sin sorpresas…

En diciembre pasado, Manuel Bartlett, titular de la CFE, dio pistas claras de lo que hoy se vive en la industria nacional.

Según expuso, la Comisión debe seguir generando el 54% de la energía eléctrica, reservando al sector privado el 46% restante, para tener de esa manera un equilibrio ante la generación de carácter pública y privada.

Refirió que en 2019 se desarrollaron 11 centrales que se sumarán al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) con una capacidad de generación de 6 mil 544 MW, de las cuales ya entraron en operación 5 con 3 mil 331 MW y se concluirán 6 centrales con 3 mil 213 MW durante el primer semestre de 2020.

En una primera etapa –puntualizó—, la CFE convocará para desarrollar 7 nuevas centrales con una capacidad total de generación de 3 mil 762 MW que iniciarán su construcción a lo largo de 2020, para las que se requiere una inversión estimada de 58 mil 634 millones de pesos; seis emplearán gas natural como combustible y solo una, “CI Baja California Sur VI”, iniciará operación con combustóleo, para cambiar a gas natural en el mediano plazo.

El objetivo del Programa de Recuperación de Capacidad de Generación Hidroeléctrica es que la CFE mantenga la principal generación de energía eléctrica en el país.

Se trata, según detalló, de 18 proyectos de repotenciación de centrales de operación con una inversión de 10 mil 446 millones de pesos y 15 equipamientos en presas de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y CFE con una inversión de 9 mil 200 millones de pesos.

17 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad