• Administrador

Energías limpias, les bajan la luz hasta nuevo aviso

En riesgo, inversiones del ramo solar y eólico en Chihuahua, Tamaulipas, Campeche y Yucatán, advierte IP; se recurrirá a la defensa legal: CCE

Según el CENACE, ante la pandemia del COVID-19, esos proyectos atentan contra la generación eléctrica del país

La suspensión de las pruebas críticas para nuevos proyectos de generación de energía renovable, que se determinó el 29 de abril pasado en el “Acuerdo para garantizar la eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad y seguridad del Sistema Eléctrico Nacional”, pone en riesgo 28 proyectos de generación renovable, que entrarán en operación este año y en 2021, afectando a Chihuahua, Tamaulipas, Campeche y Yucatán.

Según el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), que emitió ese acuerdo, se estableció así ante los riesgos de inestabilidad en el sistema eléctrico durante la pandemia de COVID-19.

A partir de ello, la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE), la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES) y la Plataforma México Clima y Energía (PMCE), externaron su rechazo al acuerdo, al cual consideraron injustificado se atribuya un riesgo por la emergencia sanitaria del coronavirus y en cambio, sí es una amenaza a la ya insuficiente política climática del país.

Sin las pruebas críticas, expusieron, lo que sí está en peligro de venirse abajo son los 28 proyectos, 17 centrales solares y 11 restantes de generación eólica, ubicados tanto en el norte como en el sur del país, en los estados de Chihuahua, Tamaulipas, Campeche y Yucatán, principalmente, con inversiones cercanas a los 5 mil millones de dólares.

Las centrales suman una capacidad de generación nueva mayor a 4 Gigawatts, puntualizó el CENACE.

Para arrancar esos proyectos, es fundamental que realicen pruebas críticas y sin el permiso ni expectativa de cuándo podrán hacerlo, los empresarios del sector externaron su preocupación porque este acuerdo se suma a una serie de cambios en las reglas de operación desde que comenzó la actual administración federal.

Postura a la que se sumó el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), al calificar ese acuerdo como una estrategia para impedir arbitrariamente y con plazo indefinido, la entrada en operación de nuevas plantas de energía renovable en todo el territorio nacional y limitando la generación de centrales en operación.

Y es que en el acuerdo del CENACE, se asentó que “la generación intermitente de las centrales eléctricas eólicas y fotovoltaicas afecta la confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional en suficiencia, calidad y continuidad al sistema eléctrico, por lo que durante la pandemia del coronavirus, las plantas fósiles (como termoeléctricas) tendrán prioridad para despachar energía”.

Asimismo, se puntualiza que a partir del 3 de mayo, las plantas generadoras que sean eólicas o solares y que estén listas para operar, no podrán hacerlo hasta nuevo aviso.

Un mensaje que ya se veía venir y elevó las antenas, después de las declaraciones del Jefe del Ejecutivo, que calificó de “feos” los ventiladores de un parque de energía eólica, colocados en la Rumorosa, en Baja California. “Miren cómo afecta el paisaje… Cómo se atrevieron a dar permiso para instalar estos ventiladores. Pueden decir que se genere energía eléctrica, pero muy poco, pero además son negocios privados porque tiene que subsidiar a estas empresas, son de las transas que se hacían en el periodo neoliberal, esto fue promovido por los gobernadores del partido conservador”, publicó López Obrador al compartir una fotografía que se tomó en el lugar, el 28 de marzo pasado.

Para el CCE, la generación de electricidad con energías renovables, que en su conjunto representa inversiones por más de 20 mil millones de dólares en el país, es una actividad económica esencial para el desarrollo de México e instó al gobierno federal a eliminar prácticas anticompetitivas que lastimen el marco jurídico nacional, ante lo que la iniciativa privada tomará las medidas legales necesarias para defender la competencia con piso parejo.

De los virajes de timón

En la óptica empresarial, el acuerdo emitido por el CENACE abre la oportunidad de poner en marcha plantas de generación eléctricas a base de combustóleo (combustible residual de los procesos de refinación de petróleo), que estaban en desuso y programadas para ser retiradas del sistema eléctrico debido a su ineficiencia, altos costos económicos, de salud, ambientales y por sus emisiones de gases efecto invernadero.

En contraste, la Secretaría de Energía (Sener) desestima a las llamadas ‘energías limpias’ en un país, que más del 30% de los hogares sufre algún tipo de pobreza energética y ese sector puede combatirlo, además de coadyuvar en el cumplimiento de las metas climáticas de México, generar empleos y fomentar el ahorro y eficiencia en el consumo de energía.

Sin embargo, no es la primera ‘señal’ enviada por el gobierno federal al sector. En octubre de 2019, se modificaron los lineamientos que establecen los criterios para el otorgamiento de Certificados de Energía Limpia (CELs), con lo cual se cancelaron las subastas de energía limpia y sólo se validaron los Certificados de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), devaluando 2 mil 200 proyectos privados y desalentando a los generadores mediante autoabasto para añadir socios consumidores a sus proyectos. Además, de suprimir las licitaciones para nuevas líneas de transmisión.

Por ello, la AMDEE y la ANES urgieron a la intervención de la Comisión Federal de Competencia Económica, la Cámara de Diputados y el sistema de Derecho.

La incertidumbre en las definiciones sobre políticas públicas respecto al futuro de las energías limpias y la transición energética causaron que la competitividad de México en ese segmento pasara del lugar 19 al 24 en el ranking de países más atractivos para inversiones en energía renovable en el segundo semestre de 2019, de acuerdo con el despacho especializado Instalaciones Energéticas de EY.

Para el Consejo Global de Energía Eólica (GWEC) para Latinoamérica, después del diseño político del sector energético en México, mostrado con el presidente Andrés Manuel López Obrador, que cambia las condiciones de un día para otro provocará que las empresas se lleven entre 300 y 400 millones de pesos del territorio nacional a otros mercados como Colombia.

A su vez, la Plataforma México Clima y Energía (PMCE) hiciera un llamado al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para impulsar la transición energética mediante los mecanismos que las leyes en la materia hoy ofrecen y ver al sector privado como un aliado.

Conformada por Ethos Laboratorio de Políticas Públicas, El Poder del Consumidor, Grupo de Financiamiento Climático AC (GFLAC), Iniciativa Climática de México (ICM), México Evalúa, Ombudsman Energía México, Seminario Universitario de Sociedad, Medio Ambiente e Instituciones (SUSMAI-UNAM), The Climate Reality Project América Latina y World Resources Institute (WRI) México, lo refieren como una lucha a contrarreloj.

“Ahora más que nunca, ante la profunda crisis económica que se avecina y las necesidades de una pronta recuperación de la economía afectada por la pandemia de COVID-19, es necesario generar empleos por medio de inversión privada que se sumen a los esfuerzos e inversiones que el propio gobierno federal realice con recursos públicos”, enfatizó el organismo en un comunicado.

Hasta nuevo aviso…

Acorde con el CENACE, las 28 centrales eólicas y fotovoltaicas, pendientes de arrancar operaciones, así permanecerán.

Para Chihuahua esto implica que la nueva planta de energía solar fotovoltaica de la empresa española X-Elio, anunciada apenas en enero de este año, tendrá que esperar así como la inversión de 100 millones de dólares.

https://www.clickchihuahua.com/post/chihuahua-la-arabia-saudita-de-la-energ%C3%ADa-solar

De acuerdo con el reporte del corporativo, en 2020 impulsaría tres plantas; una en Guanajuato con una capacidad de 74 MWp de potencia pico, otra en Morelos de 81.40MWp y una más en Chihuahua –cerca del municipio de Juárez— con una capacidad de 93.71 MWp.

En la actualidad, la República Mexicana tiene alrededor de 40 proyectos en construcción y una inversión estimada de 5 mil millones de dólares, según la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex).

De esa cartera, 600 millones de dólares se han inyectado en la instalación de ocho plantas de energía fotovoltaica en Chihuahua.

X-Elio opera además, siete plantas en la entidad con una inversión superior a los 500 millones de dólares en municipios como Villa Ahumada, Juárez, Delicias, Jiménez y Camargo.

El estado registra un nivel promedio de 6.0 kilowatts por hora (kwh) en cada metro cuadrado, mientras que la media nacional es de 4.0, Alemania tiene 4.2, España entre 3.8 y 4.0, y en la entidad incluso, hay regiones con 7 kwh por metro cuadrado.

https://www.clickchihuahua.com/post/vio-la-luz-los-santos-y-a-partir-de-ah%C3%AD-5-parques-solares

Hoy en día, en Chihuahua operan seis parques solares: Camargo del consorcio Avant/Balam; El Trece Solar de Invex/Aljaval; Kaixo de Energoya/Dominion Energy; Torrencitos de Invex/Aljaval; Los Santos Solar 1 de Buenavista Renewables y Santa María de Zuma Energía.

15 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad