• Administrador

Greta Thunberg, el tsunami verde del Siglo XXI

En un año, la adolescente ya es líder de un movimiento global que exige acciones ante el cambio climático, lo cual ha sumado a millones de jóvenes


Entonces de 15 años, se manifestó por primera vez frente al Parlamento de Estocolmo, en noviembre de 2018, para convocar a una “Huelga escolar por el clima”

De invisible, como ella misma se ha calificado, a líder de un movimiento global pasó Greta Thunberg en cuestión de un año.

La activista sueca, de 16 años de edad, es bajita, de voz suave y reacia a aceptar las posturas vacilantes de los gobiernos en torno al cambio climático y no llamarle a las cosas por su nombre.

Su honestidad y estilo crudo es lo que le ha valido que millones de jóvenes sigan sus pasos desde que se plantó afuera del Parlamento de Estocolmo para convocar a una huelga estudiantil por el clima.

La plataforma de Instagram ha sido su armadura y una eficaz herramienta para difundir su mensaje de miedo y de fuerza contundente.

“El simbolismo de la huelga climática es que si a los adultos no les importa mi futuro, a mi tampoco”.

En dos semanas, esa imagen ya se había convertido en un movimiento viral en las redes sociales; en pocos meses, Greta se presentó ante dignatarios en la conferencia sobre cambio climático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que se realizó en Polonia.

“Sólo hablas de un crecimiento económico eterno verde porque tienes demasiado miedo de ser impopular”, recriminó.


La adolescente en NY congregó este día a 500 mil personas para abanderar el movimiento “Viernes par el Futuro”; movilizaciones que se replicaron en 163 países

Un mes después, tomó un tren a Davos, Suiza, durmió en una tienda de campaña y les dijo a los ricos y poderosos que la casa se estaba incendiando. “Los adultos siguen diciendo que debemos darles a los jóvenes esperanza. Pero no quiero su esperanza. Quiero que entren en pánico”.

En marzo pasado, millón y medio de niños en docenas de países abandonaron las aulas y salieron a las calles.

Después renunció a volar y en cambio, tomó un velero de 18 metros prestado por la realeza de Mónaco para ir a Estados Unidos.

De acuerdo con una crónica publicada por la cadena informativa de CNN, aunque las selfies de Greta en medio de gorros blancos atrajeron a miles de nuevos seguidores, también la convirtió en blanco de escépticos conservadores de la crisis climática, como las burlas publicadas por Arron Banks, fundador de la campaña pro-Brexit Leave”.

La adolescente no se amedrentó y lo consideró un triunfo. Al mofarse, es señal de que algo está sucediendo y se sienten amenazados por este movimiento. “Significa que estamos haciendo la diferencia”, subrayó la activista. “No es porque (el cambio climático) sea especialmente interesante; es una cuestión de vida o muerte”.

Este día 20 de septiembre comenzaron las jornadas por el cambio climático con el movimiento “Viernes para el Futuro” en decenas de países.

Ya en Nueva York, Greta congregó a 500 mil personas en Central Park, según lo destacó en su cuenta de Twitter y anunció que se unirá a otros 15 niños de todo el mundo para presentar una queja oficial ante el Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Niños. Demandas, tratados, campañas de presión: ella ve a todos como herramientas vitales.

No fue una decisión al azar que la joven eligiera Estados Unidos para lanzar el movimiento “Viernes para el Futuro” y enmarcar la Semana Mundial de Acción por el Clima, en la nación presidida por Donald Trump, quien ha negado en repetidas ocasiones los efectos del cambio climático.

Fue tal el poder de convocatoria de Greta, que el gobierno de Nueva York anunció que todos los estudiantes podrían faltar a clases para participar en las movilizaciones.

A nivel internacional, se estima que 4 o 5 millones de jóvenes se manifestaron en 163 países, entre ellos, México para alzar la voz y luchar contra los intereses comerciales y la pasividad gubernamental.

El Acuerdo de París cerrado en 2015 para contener el aumento de temperatura en dos grados —y en la medida de lo posible dejarlo en 1.5— con respecto a los niveles preindustriales no ha impedido que las emisiones y las temperaturas estén en la actualidad en niveles récord y que los fenómenos meteorológicos extremos, como el huracán Dorian, sean cada vez más frecuentes.

Así, mientras los líderes se lo piensan, los jóvenes han abrazado la causa abanderada por Thunberg y están señalándoles el camino. (Con información de CNN y El País)

2 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad