• Administrador

¿Insabi o no Insabi? Y qué gana Chihuahua

Entre el ir y venir de declaraciones sobre el nuevo esquema de atención y si el Estado se adherirá o no, según el titular de Salud, nada ha cambiado


Tras la reunión que hoy sostuvieron los gobernadores panistas con el presidente parece que no hay opción, o adoptan el Insabi o lo adoptan...

Desde el anuncio realizado por el gobierno federal para despedir al Seguro Popular y en su lugar, implementar el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi) a partir del 1º de enero de 2020, en Chihuahua sólo está claro que los chihuahuenses no saben qué pasará con el nuevo esquema.

La danza de comunicados de prensa con las declaraciones del gobernador Javier Corral, tampoco aclaran precisamente no sólo cómo operará ese sistema de salud, sino los positivos y negativos para la población.

El 10 de enero, el mandatario estatal estableció que se evaluaba la modalidad para adherirse al convenio del Insabi, pero de que se firmaba, se firmaba. Mismo día que el presidente Andrés Manuel López Obrador visitó Ciudad Juárez.

“Obviamente tenemos algunos planteamientos para adherirnos al convenio, pero de que convendremos con el Insabi, lo vamos a hacer. De hecho nosotros hemos participado en la estrategia de compra consolidada de medicamentos”, subrayó Corral Jurado.

Cuatro días después, el gobernador dijo que Chihuahua firmaría como estado “no adherido” al Insabi.

Ese esquema consiste en la transferencia directa de recursos federales a los estados e implica que el Gobierno del Estado realice una aportación solidaria y se sujete a los mecanismos del sistema de evaluación y supervisión del propio Insabi.

“Lo tomo en función de lo que para los chihuahuenses es lo mejor y para no arriesgar, no puedo entrar en un esquema como el que supone la transferencia total de los Servicios de Salud a la Federación”, explicó al indicar que el presidente no ha ejercido presión alguna a su gobierno.

El 20 de enero, Javier Corral recalcó la falta de reglas de operación del Insabi para definir cómo se conjugarán esfuerzos de los estados y cómo se distribuirán los 40 mil millones de pesos del Fondo de Bienestar.

“Sí hay indefiniciones que nos preocupan mucho… El que sí de plano no podríamos firmar, al menos Chihuahua en ninguna circunstancia, es el convenio de adhesión; es absolutamente impensable en nuestra entidad porque transfieres todo el personal e infraestructura, servicios y mantienes responsabilidades patronales”, apuntó el mandatario estatal.

“El esquema del Seguro Popular era de un mínimo del 30 por ciento. Un 70 por ciento por supuesto que compromete las finanzas de los estados. O sea, pasamos del 30 al 70 por ciento, y luego para el 2021 no está claro cuál va a ser la aportación que va a realizar cada entidad”, abundó.

La entidad recibe un total de 5 mil millones de pesos por fondos para atención de la salud, pero es uno de los que más aporta, ya que no ha sido el 85% de Federación y el 25% de Chihuahua que marca el acuerdo nacional.

“Aquí es como 65-35, nosotros en dinero ponemos cerca de unos 2 mil 400 millones de pesos. Es que se desactualizaron a lo largo del tiempo las fórmulas de la descentralización en materia de salud, no se actualizaron los criterios”, explicó Corral Jurado.

Este martes 4 de febrero, antes de acudir a una reunión junto con los otros 8 mandatarios panistas y el presidente; el gobernador reiteró que el estado firmará como estado no adherido.

“Nosotros no hemos variado nuestra postura, nuestra posición es la misma desde que nos llegó a nosotros la doble posibilidad de coordinarnos como estado adherido o no adherido. Nosotros desde el principio vimos con toda claridad que el esquema que más conviene a Chihuahua, a la gente, es el de no adherido para no arriesgar innecesariamente la calidad de los servicios en la atención a la salud, sin dejar de coordinarnos en todo con la Federación”.

Así, añadió que Chihuahua mantendrá la colaboración con el gobierno federal y lo acompañará en la compra consolidada de medicamentos, insumos, materiales de curación, vacunas e incluso de equipamiento para las unidades de salud, “pero no vamos a centralizar la operación ni a transferir los recursos humanos del sistema de salud al Gobierno Federal”.

Al término de la reunión, por la noche se emitió otro comunicado de prensa, en el cual Javier Corral dijo que los mandatarios panistas no están dispuestos a una asociación total, como propuso el presidente López Obrador, lo que implicaría que ya no hay la segunda opción de “no adherido”.

En consecuencia, “se mantiene el diálogo. Vamos a seguirlo platicando, pero lo más seguro es que nos mantendremos en nuestra posición de coordinarnos sin centralizar, de nueva cuenta, los servicios de salud”.

Consideró asimismo, que al fijarse esta postura debe continuar el mecanismo de reembolso de la atención especializada, que es la de tercer nivel, y que antes se cubría con el fondo para las enfermedades que generan gastos catastróficos.


‘Nada ha cambiado’

En tanto, el secretario de Salud del Estado, Jesús Enrique Grajeda, había informado desde el 15 de enero, que en la atención de los usuarios en hospitales y centros de salud del Estado, nada había cambiado.

“En el Sector Salud continúa brindándose el servicio a los usuarios de manera normal, independientemente del tipo de convenio que el Gobierno del Estado haya decidido firmar con el Insabi”.

Bajo el nuevo esquema de atención Estado-Insabi, habrá servicio sin costo para el usuario en la atención de primer y segundo nivel. Y detalló el procedimiento:

1.- El paciente debe identificarse por medio de su CURP, credencial de elector con fotografía o acta de nacimiento.

2.- Tras la identificación se verifica la derechohabiencia o no, a alguna institución de salud por parte del paciente (IMSS, Issste, etc.).

3.- Si tiene derechohabiencia se canaliza a su institución de salud.

4.- En caso de que el paciente no tenga derechohabiencia, es población objetivo del Insabi, por tanto se le recibe y atiende sin costo.

5.- En caso de urgencia no se verifica derechohabiencia; se atiende. Tras su estabilización, se verifica su estatus y se canaliza a su servicio correspondiente, previa autorización médica para su traslado.

6.- En los casos donde un ciudadano derechohabiente de otra institución, quiera atención en una unidad médica de Estado-Insabi, se le notifica la tarifa correspondiente por no ser población objetivo del Instituto.

Estableció que la verificación de derechohabiencia se realiza mediante búsqueda en la base de datos del Insabi, a la cual tiene acceso el personal del hospital y donde se encuentran los padrones de las diferentes instituciones de salud.

Grajeda dijo que nunca se ha dejado de atender a los derechohabientes federales y que se les sugerirá que vayan a sus unidades, pero si quieren ser atendidos en Servicios de Salud o Ichisal se les cobrará una cuota moderada, por ejemplo, la consulta a 150 pesos más los medicamentos.

“Si tienen Seguro Social, Issste, Pemex, Sedena o todos los servicios, se les da la consulta, se les atiende y si es urgencia, inmediatamente”, expuso el secretario de Salud.

6 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad