• Administrador

La historia de éxito de Kelly Lavón

Sin considerarse un modelo del éxito, sino un sobreviviente del sector agrícola, el empresario destacó que la fórmula es la perseverancia


“La suerte es una combinación de preparación personal y una oportunidad que llega al que se ha preparado”, compartió el empresario mormón en la 16ª Convención Mundial del Chile

Presidente y propietario de Vista del Sol Foods, empacadora de productos del campo, hoy en día, líder en el mercado local y de exportación, generando cientos de empleos directos, ha desarrollado diferentes presentaciones de

chile Anaheim asado al fuego, chile poblano y una gran variedad de salsas y pasta de chile rojo. Sin embargo, no siempre fue así.

Kelly Lavón Jones, dueño de esa empresa con sede en Nuevo Casas Grandes, aseguró que para contar una historia de éxito empresarial, “la suerte es una combinación de preparación personal y una oportunidad que llega al que se ha preparado”.

El productor méxico-estadounidense compartió su experiencia en la 16ª Convención Mundial del Chile 2019 que se realiza en Expo Chihuahua, en la capital del estado.

“Aprendí mucho. Brigham Young puede sacar al joven del campo, pero no puede sacar el campo del joven. Por lo que, de corbatita y maletín, y parado en un estacionamiento, me decidí: Voy a durar todo el día encerrado en esta oficina, no voy a disfrutar de los días. Y esto me va a pasar día tras día”

Detalló que Vista del Sol Foods surgió como una empresa familiar en 2009 y se dedicó a producir una variedad de chiles, duraznos y manzanas para su comercialización en el mercado local y de exportación a Estados Unidos.

“No me considero un modelo del éxito, sino un sobreviviente de una trayectoria en el sector agrícola, que ha sido algo difícil para nosotros que lo hemos estado viviendo por algunos años, desde que entraron los cambios económicos en 1994 con el Tratado de Libre Comercio”.

Descendiente de mormones en la comunidad de Dublán, su padre rechazaba todo lo que era agricultura y por eso se dedicaba a la crianza de caballos y a la ganadería.

Kelly Lavón Jones estudió en Brigham Young University, en Utah, Estados Unidos, donde se graduó con una maestría en Mercadotecnia, a la vez que trabajaba en Procter & Gamble, lo cual le sirvió como entrenamiento en marketing.

“Aprendí mucho. Brigham Young puede sacar al joven del campo, pero no puede sacar el campo del joven. Por lo que, de corbatita y maletín, y parado en un estacionamiento, me decidí: Voy a durar todo el día encerrado en esta oficina, no voy a disfrutar de los días. Y esto me va a pasar día tras día”.

Así, impulsivamente, dijo que renunció a uno de los mejores trabajos y bien pagados en Utah. Con lo que había ganado compró un camión: “Y ahí vengo para México”.

Empezó a trabajar con su padre, pero se ocupó como agricultor y comerciante en su tierra natal en pleno inicio del TLC, en 1994. Así trabajó en una huerta de manzana y se dio cuenta del gran potencial que existe en la exportación de productos agrícolas hacia Estados Unidos, pero también del retraso en tecnología para procesarlos.

Luego, llegó la crisis económica de 1995 que hizo las cosas todavía más difíciles en el campo, por lo que la gente abandonaba sus tierras que por años había trabajado.

Aunado a ello, a la familia la agobió la muerte del líder de la familia y la dificultad que enfrentaban con los créditos bancarios, lo cual hizo que la competencia no fuera tan pareja y los valores de la agricultura disminuyeran.

La producción de una hectárea de tierra que valía 2 mil dólares bajó hasta los 500. La situación empeoró con las manifestaciones de El Barzón y Agrodinámica Nacional.

“Se vació el campo y tuvimos un enfrentamiento con la realidad: Ser un competidor global no era nada fácil, peor comienzo no podíamos tener”, subrayó.

Un amigo de la infancia le comentó que desde Sonora estaba exportando chile fresco a Estados Unidos y de inmediato, se asociaron en el negocio. Lavón Jones empezó a sembrar chile serrano en Casas Grandes, pero el negocio fracasó.

Un contador de Estados Unidos, donde su padre tenía propiedades, le propuso entonces, sembrar chile de nuevo, para la compañía estadounidense Border Foods.

“Y en otra de esas oportunidades que a veces caen, un señor de Meoqui, Lalo Gómez, me proporcionó las primeras plántulas y empecé a producir chile en salmuera. Es cuando comencé a exportar este producto a Estados Unidos.

“Me acuerdo que el primer embarque de chile fresco de Chihuahua a Estados Unidos lo hicimos, sin que en la frontera supieran lo que era. Los agentes aduanales no sabían qué hacer. El tráiler duró dos días en el sol con 10 toneladas de jalapeño en la frontera”, relató a la concurrencia.

Se abrió la exportación y el negocio avanzó. Con el ahorro que había dejado el padre de Kelly Lavón, se compró en subasta de Banamex, una huerta abandonada. Llegaron unas personas de Estados Unidos que buscaban quien les procesara chile para una salsa.

Después, un grupo que se llama Agrícola del Nainari, S.A. de C.V., de Sonora, buscaba que alguien les produjera morrones para comercializarlos en aquella entidad. Se tecnificó el sistema de riego para más hectáreas que con agua rodada.

Las oportunidades siguieron y un grupo empresarial americano llegó a México, buscando una deshidratadora de jalapeño, así nació Siesta Foods, pensando Kelly Lavón que “ganaría una millonada de dinero y tomaría una siesta en la tarde. Pero, oh decepción, el mercado no era tan grande” y tuvo que explorar alternativas.

En el 2000 se registró una baja en el precio del tomate, lo tenían que dar a las vacas por la falta de mercado. En 2001 era un hecho, la competencia desleal de China en la agricultura.

La historia de fracasos, éxitos y asociaciones continúa. En 2006 se asoció con Julio González, de la empresa Pico Largo e instaló una deshidratadora que hace hojuelas de papa Barcel. En 2008, cayó otra vez la economía.

Pero a partir de 2009 con la perseverancia en el trabajo en los campos de cultivo, del cuidado en el proceso de producción y de aprovechar lo aprendido en la Universidad de Brigham Young, el chihuahuense mormón ha logrado establecer su empresa como líder en el mercado local y de exportación.

Actualmente, proporciona trabajo directo a cientos de chihuahuenses en los campos de cultivo y en la empacadora, y es miembro consejero de otras empresas. Cultiva, procesa, empaca y exporta al mercado de la Unión Americana, chile Anaheim asado al fuego en diferentes presentaciones, lo mismo que el chile poblano, así como una gran variedad de salsas y pasta de chile rojo.

“Las oportunidades han llegado a mí, a veces sin que yo las busque o simplemente porque estuve en el momento indicado y eso me ha llevado a tener ciertas oportunidades en la vida”, destacó al compartir su experiencia.

16 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad