• Administrador

Oportunidad de oro para Alianza Federalista… ¿Será?

Al abandonar la coordinación de seguridad pública con el gobierno de Chihuahua, la Presidencia envía un mensaje a los demás estados, que ya cuestionaban el pacto fiscal y renunciaron a la Conago


Coinciden los 10 gobernadores en que el pacto federal pierde sentido si la seguridad se vuelve rehén político ante cada controversia

Los gobernadores de la Alianza Federalista ya tenían programada una reunión para este miércoles en la Ciudad de México con el fin de discutir cómo afecta a los estados, el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021, pero la agenda cambió gracias a Alfonso Durazo.

El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana informó ayer al mandatario Javier Corral, que las fuerzas federales abandonan las reuniones diarias en Chihuahua con representantes estatales y en su lugar, sesionarán por su cuenta en las instalaciones militares, es decir, que no se van del estado pero ya no se coordinarán con el Gobierno del Estado.

A través de sus plataformas en redes sociales, el gobernador informó a los chihuahuenses del rompimiento de las autoridades federales en materia de seguridad pública para coordinar estrategias de combate a la delincuencia, tras lo cual fue el tema en la reunión de la Alianza Federalista.

Los gobernadores de los otros 9 estados miembros, emitieron un comunicado para solidarizarse con Chihuahua, ante lo que se consideró revanchismo federal por el conflicto del agua, que comenzó desde diciembre y sólo fue subiendo de tono, ante la decisión de militarizar las presas y generar enfrentamientos, que ya cobraron la vida de una manifestante y dejaron herido a su esposo al ser atacados por elementos de la Guardia Nacional.

“La politización de la seguridad sólo beneficia a la delincuencia y agravia a la sociedad”, destacó el comunicado de la Alianza, que fue leído por el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón.

“La seguridad pública no puede ser rehén, bajo ninguna circunstancia de disputas políticas”, subrayó al rechazar que un asunto absolutamente ajeno, como el conflicto generado por la extracción de agua en la presa La Boquilla, interfiera con las acciones

“Es inconstitucional la decisión unilateral del gobierno federal, comunicada por el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, de abandonar en Chihuahua los mecanismos de coordinación a los que estamos constitucionalmente obligados los gobiernos federal, estatales y municipales para brindar seguridad pública a los mexicanos y en particular a los chihuahuenses”.

En la narrativa de la Alianza Federalista, no se trata sólo de hacer reuniones por su cuenta, sino de desvincular las acciones de las instituciones estatales de aquellas que se efectúan por las fuerzas federales.

“Esta decisión –abundó Rodríguez Calderón—, constituye un grave precedente, no solo para ese estado hermano sino para el resto de las entidades, pues en una República viva, siempre habrá diferencias o temas de controversia. En un ámbito de colaboración y respeto, los gobiernos de la Alianza Federalista siempre hemos sostenido una buena relación con los integrantes de las fuerzas federales, sean de las Fuerzas Armadas o de la Guardia Nacional”.

Por su parte, Silvano Aureoles Conejo, gobernador de Michoacán, pidió que al gobierno de la República le quede claro que los mandatarios de la Alianza no van a dejar solo a Javier Corral.

Recordó las palabras de Alfonso Durazo, cuando propuso ante la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) y el Consejo Nacional de Seguridad, que la seguridad siempre sería un terreno de neutralidad política.

El gobierno federal –puntualizó– no puede descoordinarse de manera unilateral porque es un mandato constitucional, que los obliga a trabajar de la mano con los estados y los municipios.

“¿No hicieron demasiada bulla y ruido porque algunos gobernadores no íbamos a las sesiones ésas, convocadas por la mañana y el reclamo permanente de que nosotros no estábamos acatando el mandato constitucional, de coordinarnos y de acatar la política federal en materia de seguridad.

“Y ahora en un claro arranque o berrinche, dicen: Ah, ya no nos coordinamos en Chihuahua, levanto mis canicas y me voy, no me gusta cómo está el ambiente. Eso no se hace”, añadió Aureoles Conejo.

El comunicado fue firmado además, por José Rosas Aispuro Torres, de Durango; Enrique Alfaro Ramírez, de Jalisco; Francisco Javier García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas; Martín Orozco Sandoval, de Aguascalientes; José Ignacio Peralta Sánchez, de Colima; Miguel Ángel Riquelme Solís, de Coahuila y Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, de Guanajuato.

‘¿Hasta que se disculpe?’

“Hoy el pueblo y el gobierno de Chihuahua estamos resistiendo un embate del gobierno federal que ha incorporado, lamentablemente, el tema de la seguridad pública, determinando abandonar la coordinación en los mecanismos que el propio gobierno de la República ha propuesto y fomentado para el combate de la inseguridad y la delincuencia”, señaló Javier Corral.

En la conferencia de prensa ofrecida por la Alianza Federalista, después de su reunión plenaria, Corral Jurado le recordó al Gabinete de Seguridad, que la colaboración entre niveles de gobierno no es opcional; “es un deber constitucional establecido en el Artículo 21 de la Constitución y también hay una garantía de protección”.

Se retomará la coordinación con el estado, cuando Javier Corral deje de apoyar a los productores y cuestionar que la Guardia Nacional resguarde las presas: Loera

Por la mañana, el mandatario chihuahuense apuntó que “el pacto federal se sostiene como acuerdo de colaboración recíproca y cobra mayor relevancia en la materia más importante del Estado, que es la salvaguarda de vidas y la integridad de las personas: lo que constituye ni más ni menos que la Seguridad Pública”.

Al romperse ese pacto básico –agregó– la Federación pierde su sentido. Y eso es lo que cada vez más, va envileciendo el presidente Andrés Manuel López Obrador, no sólo en una concentración muy peligrosa de poder y recursos, sino del uso de los instrumentos del Estado para vulnerar a quienes nos le oponemos.

Comparó a la actual administración federal con la anterior, la de Enrique Peña Nieto, quien en represalia por la acusación contra el exgobernador César Duarte y la operación fraudulenta realizada a través del entonces secretario de Haciendo, Luis Videgaray y el dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones para saquear el erario del Estado; en respuesta, se retiró el apoyo del Ejército y la Policía Federal en la entidad.

De hecho, según el mandatario estatal, la notificación que recibió ayer de Alfonso Durazo, sólo formalizó lo que ya venía ocurriendo desde hace dos semanas, que los representantes de las fuerzas federales dejaron de asistir a las reuniones en materia de seguridad en el estado. Dato que hasta ahora dio a conocer Javier Corral.

En su cuenta de Twitter, refirió que el motivo expreso que dio el secretario Durazo para abandonar la coordinación, fueron “las críticas del Gobierno del Estado a su participación, en la custodia de diversas instalaciones cuya custodia es su responsabilidad constitucional, dado su carácter estratégico, generando un ambiente de confrontación que queremos evitar hasta donde sea posible”.

Lo anterior en alusión al controvertido papel de la Guardia Nacional, custodiando las presas y el enfrentamiento generado en La Boquilla, tras lo cual se supone que elementos castrenses son investigados por el homicidio de Yessica Silva y las lesiones causadas a Jaime Torres.

De hecho, Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de la dependencia que encabeza Durazo, culpó a Javier Corral de ‘reventar’ la Mesa de Construcción de Paz y Seguridad en Chihuahua.

El funcionario indicó en su cuenta de Twitter, que la actitud del mandatario estatal no contribuye al trabajo coordinado.

“Se tomó la decisión de sesionar diariamente, sólo la parte federal, para cumplir con nuestras obligaciones legales. En virtud de la falta de institucionalidad del Gobernador @javier_corral, así como su continua descalificación a la #GN_MEXICO, por el cumplimiento de sus funciones, postura que no genera las mejores condiciones para el trabajo de coordinación”.

Mejía remató que “no es válido reclamar cooperación y coordinación y al mismo tiempo descalificar el trabajo de la @GN_MEXICO por cumplir sus tareas constitucionales y legales como es la salvaguarda de instalaciones estratégicas del país, como son las presas de #Chihuahua”.

Enseguida, el delegado de programas federales en Chihuahua, Juan Carlos Loera, declaró que “Javier Corral mostró una actitud separatista desde hace 15 días, cuando pidió retirar a la Guardia Nacional de las presas de Chihuahua”.

Según el funcionario, “las autoridades federales sesionarán de manera aparte, hasta que no haya rectificación del Gobierno del Estado, en cuanto al papel que tiene la Guardia Nacional en materia de seguridad”. Y agregó: “Espero que Javier Corral reconsidere”.

Loera de la Rosa, que antes solía acompañar al gobernador a casi todos los eventos y se mostraba como un efectivo puente de comunicación con el presidente Andrés Manuel López Obrador, rompió su alianza con Javier Corral desde la semana pasada, luego de que en una de las conferencias mañaneras, el Jefe del Ejecutivo señalara que en el conflicto del agua, estaba la mano del mandatario estatal.

“El gobierno de Javier Corral está poniendo en riesgo los tratados internacionales al colocar por encima de todos los chihuahuenses su supervivencia política. Lo que no consiguieron en las urnas en 2018 quieren conseguirlo a través de una campaña para sabotear las acciones del gobierno federal”, dijo Loera el fin de semana.

El martes pasado, el delegado dio a conocer que el gobernador lo había excluido de la mesa de seguridad estatal, a lo que Luis Fernando Mesta, secretario de Gobierno, dijo que se había realizado un “rediseño” de esas reuniones y que “Juan Carlos Loera era un invitado y ya no lo es; se puede suponer que el gobernador le perdiera la confianza, luego de acusarlo de manipular y mentir”.

PEF, la otra arma…

“Nos trata muy mal la Federación en el Presupuesto 2021”, destacó el gobernador chihuahuense, la semana pasada al anunciar que se realizará la reunión de la Alianza Federalista para analizar la situación del paquete económico del próximo año.

Javier Corral enmarcó que en rubros como el de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, “viene en ceros para Chihuahua. Estoy preocupado porque no hay asignación federal y ese es un rubro muy importante”.

Se anticipó que en general, el Presupuesto de Egresos de la Federación recorta participaciones a los estados y a algunos los compensa al absorber obras públicas; al parecer, no es el caso de las entidades que conforman la Alianza.

Este miércoles en la reunión plenaria, se informó en este sentido que exigirán se reponga el Fondo para la Seguridad Pública, que ha sido eliminado del Presupuesto, entre otros aspectos.

“Resulta muy importante que las entidades federativas y los municipios cuenten, sin más condiciones que las que impone la ley, con los recursos federales para la seguridad pública, por lo cual exigimos a la Cámara de Diputados el restablecimiento del Fondo que, en el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el ejercicio fiscal 2021, ha sido cancelado y no se están destinando recursos para subsidio alguno en la materia”, se asentó en el acuerdo de los 10 mandatarios.

Asimismo, indicaron que el gobierno federal disminuye 5.5% las aportaciones para las entidades federativas, equivalente a 108 mil 521.4 millones de pesos, por lo que propondrán a Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), recibir al menos, los mismos recursos que el año anterior.

El mandatario de Jalisco, Enrique Alfaro, contrastó que el PEF propuesto por el gobierno federal para el 2021 crece un 0.3% en términos reales, sin embargo, el gasto federalizado disminuye 5.5%, ya que carga el ajuste a los dineros para los estados y municipios con menores transferencias en los ramos 23, 28 y 33.

“Nuestra postura es clara: los estados no pueden recibir menos recursos que el año anterior”, reiteró Alfaro Ramírez, al apuntar que propondrán la creación de Fondo de Estabilización, que concentre recursos federales no ejercidos, parte de los remanentes del Banco de México y recursos provenientes de la extinción de fideicomisos.

Otra, es la estructuración de un Fondo Especial para proyectos estratégicos de infraestructura local. Y un tercer planteamiento es clarificar los criterios de distribución territorial de los fondos de SCT, Insabi, Fotradis, para garantizar que cuando menos, no disminuyan en términos reales las asignaciones del año pasado.

También plantearán establecer asignaciones para Fortaseg, Fonmetro, Escuelas de tiempo completo, entre otros rubros.

Los gobernadores coincidieron en señalar que con estas propuestas, esperan que la inversión pública en las entidades contribuya a reactivar la economía del país y se respeten los principios federalistas que dan cohesión a la Nación.

Enrique Alfaro también dio a conocer que se nombró un equipo técnico para hacer los análisis correspondientes de los temas que les preocupan y ocupan a los mexicanos, especialmente a las entidades representadas en la Alianza Federalista, que desde el 8 de septiembre pasado ya no forma parte de la Conago, al considerar que ese mecanismo ya no funge como un espacio de deliberación para defender el federalismo tributario y la soberanía de los estados.

No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad