• Administrador

Parche de miel no cura, sí evita amputaciones

El producto elaborado con cera de colmena y miel virgen estimula la cicatrización de úlceras en el pie diabético


Desarrollado por el CEST de Puebla, la metodología se patentó y no se venderá a laboratorios para que su uso sea gratuito

“Un alumno de la sierra de Puebla nos habló de las bondades de la miel, porque su familia se dedica a recolectarla y él tuvo contacto con las abejas desde los cinco años. Nos transmitió su experiencia, trajo la miel y los estudiantes la sometieron a estudios bacteriológicos, la cultivaron y resultó que era una miel virgen con propiedades curativas”.

Así ha descrito el doctor Armando Acevedo Méndez, cirujano traumatólogo ortopedista e investigador del Centro de Estudios Superiores de Tepeaca (CEST) en el estado poblano, la base del experimento para crear el “parche de miel” que estimula la cicatrización y evita amputaciones del pie diabético.

Aun cuando lo anterior todavía es cuestionado por muchos especialistas en el país, lo cierto es que el parche se desarrolló desde 2017 y a la fecha, ha resultado efectivo para diabéticos, quienes están en constante riesgo de desarrollar úlceras en los pies, que derivan en amputaciones.

De acuerdo con el CEST, el método ya se patentó y no se venderá a ningún laboratorio farmacéutico para que el tratamiento sea gratuito a todo el que acuda a la Unidad Avanzada de Heridas de los Servicios Médicos de San Baltazar, Puebla, con previa cita comunicándose al teléfono: 01-222-281-8585.

Las propiedades curativas de la miel de abeja se han explotado en muchos sentidos, por lo que no sería de extrañar su impacto positivo para el pie diabético, sin embargo, algunas instituciones médicas han cuestionado qué tanto (el parche) puede curar.

“Nada cura, de hecho, la diabetes”, ha sostenido Acevedo Méndez. “El parche ayuda en la cicatrización, frenando la infección, lo cual evita la amputación ya que en el 80% de los casos, la pérdida de esas extremidades inicia con las úlceras y su propagación”.

El método del CEST detalla que una vez desinfectada el área afectada, se aplica miel virgen y sobre esa zona, se coloca el parche elaborado con cera de colmena, ajustando el tamaño (del parche), lo cual se recubre con tela organdí o gasa para fijarlo.

La UNAM nada que ver

Información publicada en abril de este año en varios medios de comunicación generó la confusión de que el desarrollo del parche había sido un logro de científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Lo anterior, a propósito de que en esa fecha se llevó a cabo el Premio Nacional Innovación Tecnológica para la Inclusión Social INNOVATIS y este método ganó el sexto lugar en la categoría de Salud.

Sin embargo, fue el equipo de investigación del CEST quien reunió los expedientes clínicos y participó en el certamen avalado por CONACYT, CIDE, la Universidad Autónoma Metropolitana y SEDESOL.

Armando Acevedo por ello, ha reiterado que el parche se patentó y fue idea del grupo de alumnos, se hizo la investigación, se desarrolló y dio seguimiento sobre los pacientes.

En un primer grupo de 15 personas que fueron tratadas durante un periodo de 14 a 21 días, las heridas de 6 personas cicatrizaron por completo. Un paciente adulto mayor desertó porque no había nadie que lo llevara al tratamiento, y los 8 restantes continuaron con el proceso mostrando bastante mejoría.

“Cada proceso lo tenemos registrado en expedientes clínicos. Como los resultados han sido favorables, decidimos participar en el Premio Nacional Innovación Tecnológica para la Inclusión Social INNOVATIS en la rama de salud, y de 196 trabajos quedamos en sexto lugar”, ha explicado Acevedo Méndez.

Lo cierto es que el parche de miel, como se le conoce coloquialmente, es una opción viable para una cantidad nada desdeñable de personas que padecen diabetes en el país.

Alrededor de 12 millones de diabéticos, esto es, el 10% de la población total en el territorio nacional, según datos de la Federación Internacional de Diabetes y la Asociación Mexicana de Diabetes.

Contexto en el cual, esta enfermedad permanece como la segunda causa de muerte, sólo después de las enfermedades cardíacas.

Proporción que en Chihuahua –uno de los estados con mayor incidencia en la República— se expresa en que 6 de cada 10 personas son diabéticos y la mitad, aún no lo sabe.


Nada desdeñable para quienes padecen diabetes; en Chihuahua, al menos 6 de cada 10 personas…

19 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad