• Administrador

Pese a críticas, matarán a 10 mil camellos en Australia

Protectores de animales cuestionaron la decisión de las autoridades aborígenes, que argumentan no hay cómo controlarlos en busca de agua


A la histórica ola de calor en la región de Oceanía, los incendios forestales y la fauna afectada, ahora se vuelve un problema el consumo de agua

Desde el aire, francotiradores matarán a alrededor de 10 mil camellos y caballos salvajes en el noroeste del estado de Australia Meridional, según lo ordenaron las autoridades de las tierras aborígenes Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara (APY).

De acuerdo con comunicado publicado en Facebook, las autoridades locales dieron a conocer que se trata de una operación urgente debido al incremento del número de camellos y caballos salvaje, y las condiciones de sequía y calor extremos.

Como se informó desde el 31 de enero pasado, la región registró temperaturas de al menos, 40 grados centígrados y se multiplicaron los incendios forestales, siendo el año más caluroso en su historia.

En el combate de las conflagraciones, se dimensionó la magnitud con la muerte de cientos de canguros y osos koala, que incluso se estableció ya están en riesgo de extinción.

A este panorama, se sumó que miles de camellos y caballos salvajes amenazan a las comunidades, a donde irrumpen desesperadamente en busca de agua.

Acorde con las autoridades aborígenes, esta situación pone en riesgo a la población y por ello, se determinó exterminarlos.

“Se están produciendo situaciones de tensión con camellos invadiendo granjas para buscar agua, incluso en los aparatos de aire acondicionado. Algunos pueblos se han visto ‘inundados’ de camellos literalmente, con el consiguiente riesgo para la población”.

En diciembre pasado, el Consejo de las Tierras APY se reunió y se puso de acuerdo en la necesidad de gestionar el número de animales.

La decisión ha provocado la ira de algunos defensores de los animales. Frente a esas críticas, el Consejo emitió otro comunicado en el que explica que esta operación de sacrificio de los camellos también podía ser una oportunidad económica.

“Deshacerse de los camellos salvajes es una forma de frenar las emisiones de gases de efecto invernadero en la región. Estos animales, considerados una plaga, porque no son autóctonos, emiten media tonelada de dióxido de carbono al año equivalente a tener 400 mil vehículos más en las carreteras”.

Los camellos fueron llevados por los colonos en el Siglo XIX. A los exploradores de entonces, les pareció una buena idea utilizarlos para aventurarse en tierras tan áridas.

Algunos camelleros comenzaron a abandonar sus animales y como no tienen ningún predador, ahora Australia tiene la mayor población de camellos salvajes del mundo. Se estima que su población ronda el millón de ejemplares, con un rápido crecimiento.

Por su situación geográfica, Oceanía tiene un gran riesgo de que los animales colonicen el territorio hasta convertirse en auténticas plagas. Sólo en Australia hay al menos 25 especies introducidas por el hombre consideradas plagas entre las que se encuentran zorros, perros salvajes, gatos, conejos, cerdos o cabras. Su control es un difícil rompecabezas para las autoridades sanitarias.

Se da la circunstancia de que se trata de un tema sensible entre las comunidades aborígenes porque para las de religión cristiana estos animales son sagrados al representar la Natividad.

La operación de sacrificio tomará unos cinco días y está apoyada por el Departamento del Medioambiente y el Agua. (Con información de Euronews)

No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad