• Administrador

¿Planta del sotol en vías de extinción?

Se unen Fodarch y Cedain para siembra en invernadero y acciones de reforestación, además de asesorar a artesanos en técnicas de corte


Una planta con la que se realiza la cestería puede tardar de 4 a 6 años en crecer, de ahí que la producción requiere de controles y equilibrio para preservar la tradicional artesanía rarámuri

La planta del sotol se encuentra en una situación de riesgo, de suma vulnerabilidad, debido a que las técnicas de corte no han sido las idóneas, lo que ha ocasionado la pérdida definitiva de la especie en algunas zonas.

Así lo expuso Jéssica García, directora administrativa del Centro de Desarrollo Alternativo Indígena A.C. (Cedain), al dar a conocer la alianza suscrita con el Fomento y Desarrollo Artesanal del Estado de Chihuahua (Fodarch) para implementar un plan de protección, conservación y reproducción del sotol y la palmilla, fibras utilizadas por los artesanos rarámuri.

Con una inversión inicial de 100 mil pesos, se construirán dos invernaderos para sembrar 400 plantas de sotol con equipos de monitoreo en las comunidades de Tallarachi y Huajunara, en el municipio de Bocoyna y Churo, de Urique.

También se colocarán cercas como medida de protección en las zonas ya reforestadas, un área con 200 pinos en la Sierra Tarahumara.

Plan que implica apoyar a 120 artesanos mediante la compra directa de sus productos.

Isela Martínez Díaz, directora de Fodarch, explicó que se han hecho esfuerzos para diversificar la gama de productos artesanales que se pueden comercializar y así, evitar la sobreexplotación de las zonas naturales, además se ha fomentado el textil y otras técnicas tradicionales que no comprometen en gran medida al medio ambiente.

“Una planta con la que se realiza la cestería puede tardar de 4 a 6 años en crecer, es por esto que la elaboración de este tipo de piezas se realiza con un control y un equilibrio; hemos rechazado incluso, vender a las grandes compañías, ya que existe una responsabilidad ecológica por parte de los artesanos y de nosotros como organismo público”, subrayó.

Y es que el tejido de fibras naturales es una actividad económica y cultural que las familias rarámuri han preservado porque realmente representa su sustento, de ahí la importancia de explorar alternativas y encontrar soluciones.

La directora de Fodarch enfatizó que las alianzas con la sociedad civil son fundamentales para el éxito de programas en beneficio de los ciudadanos, y extendió una invitación a otras asociaciones que quieran formar parte de este y más proyectos en pro de los artesanos chihuahuenses.

Cedain es una asociación que utiliza el trueque como moneda de cambio con los artesanos de cuatro municipios serranos, mientras el Fodarch abarca todo el estado con el sistema de pago en efectivo.

4 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad