• Administrador

#TodosSomosNorberto incide en plan de acción inmediata

Presión social de jóvenes, tanto universitarios como de colectivos, ejerce cambios en la CdMx y esperan se replique a nivel nacional


Toman como modelo “senderos seguros” para aplicarlo en “camina segura”, “camina libre”…

Ante la presión social generada por los universitarios en la Ciudad de México, tras el secuestro y homicidio de Norberto Ronquillo, perpetrado el 4 de junio pasado; el gobierno de la Ciudad de México anunció la puesta en marcha de un banco genético de agresores sexuales y la implementación de una aplicación en el celular con botón de auxilio.

Como se recordará, el chihuahuense de 22 años de edad, fue plagiado al salir de clases en la Universidad del Pedregal, donde estudiaba la licenciatura en Mercadotecnia Internacional, justo dos días antes de graduarse.

Situación que no sólo movilizó a sus compañeros de la carrera sino a los estudiantes de múltiples universidades en la capital del país, pues como él, pudo ser cualquiera.

“Sales de tu casa y ya no regresas… Queremos paz, queremos justicia… Sólo queremos ir a la escuela, al cine, al parque… y merecemos regresar”, manifestaron decenas de jóvenes en un video, difundido en redes sociales, 72 horas después de que se localizara el cadáver de Norberto en las inmediaciones de la alcaldía de Xochimilco.

Mas aún porque su caso fue la gota que derramó el vaso, pues desafortunadamente no ha sido el único.

El 11 de enero de este año, los restos de Leslie Leticia Hernández Moreno, de 18 años, que cursaba la licenciatura en Comunicación en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), se localizaron en un paraje de la alcaldía de Xochimilco, luego que fuera reportada como desaparecida el 10 de noviembre de 2018.

El 21 de marzo Jennifer Sánchez Domínguez, alumna del CCH Oriente fue reportada como desaparecida en la alcaldía de Iztapalapa. Cinco días más tarde, la hallaron sin vida en el pozo La Longaniza en Chicoloapan, Estado de México.

El 29 de abril, Aideé Mendoza, de 18 años, cayó muerta al recibir un impacto de bala cuando tomaba clases en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) en el plantel Oriente.

El 10 de mayo fue Alexis Flores, de 19 años y estudiante de bachillerato del Plantel Azteca, quien murió de un balazo a bordo de una camioneta del transporte público desde Tlalnepantla hacia la Ciudad de México, ya que dos hombres asaltaron a los pasajeros y a él le dispararon.

Mientras que el 27 de mayo, Raúl Alexis Yael Torres, alumno de Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) del Plantel Aragón, fue interceptado por un hombre que le abrió fuego contra él y otra persona cuando caminaban en la colonia Morelos.

Después fue Norberto y semana más tarde, Leonardo Avendaño, de 29 años y estudiante de maestría en la Universidad Intercontinental, desapareció y un día después se encontró su cuerpo en un predio de la alcaldía de Tlalpan. Según las autoridades, un sacerdote estaría implicado en el asesinato.

No obstante, las movilizaciones estudiantiles comenzaron con mayor énfasis desde el 3 de mayo de 2017, cuando el cuerpo de Lesvy Berlín Osorio, de 22 años, fue encontrado en una caseta telefónica cercana al Instituto de Ingeniería de la UNAM; tenía el cable de un teléfono público atado al cuello y el expediente pretendió enmarcar un suicidio, sin embargo, la familia y estudiantes lograron que la investigación se replanteara como homicidio.

A cada víctima, los universitarios vuelven a alzar la voz, el llamado a #TodosSomos… y el reclamo de seguridad en la escuela, la calle, las casas.


El granito de arena

La presión de los jóvenes y sus familias, a partir de cada caso de estudiantes como el de Norberto y los colectivos de mujeres, que en fecha reciente se manifestaron, llevó a que la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunciara el miércoles 28 de agosto, un Plan de Acción Inmediata de Atención a la Violencia.

Aunque lo enmarcó en mujeres, al anunciar que se conformará un banco genético de agresores sexuales en la capital del país y una app con botón de auxilio, según Sheinbaum ese plan es complementario a los senderos seguros en las universidades.

En el portal de noticias Animal Político, se dieron a conocer los ejes del plan: Medidas para la protección de mujeres en transporte público, espacio público, instituciones de seguridad y justicia, atención a víctimas y campañas permanentes.

Para el transporte público (taxis, combis, microbús, metro o trolebús), se creará la aplicación de celular “Mi C911E” con botón de auxilio para que las mujeres puedan activarlo en caso de riesgo y estará conectada al Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano (C5) de la Ciudad de México, para que la policía auxiliar al llamado de la víctima.

Sheinbaum Pardo también adelantó que enviará al Congreso de la Unión y capitalino, la iniciativa de ley para crear el Banco de ADN.

Lo anterior, según la jefa de Gobierno, aunado a la instalación de 20 mil 875 luminarias en zonas de mayor violencia como parte del programa Senderos Seguros a los de Camina Libre, Camina Segura, replicando la estructura del desarrollo entre universidades.

Una iniciativa aún incipiente para garantizar certera seguridad, de acuerdo con los jóvenes pero es un paso y se deberá continuar ejerciendo presión para ampliar el alcance y en especial, que no sólo se aplique en la Ciudad de México sino a nivel nacional.

9 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad