• Administrador

Un llamado de auxilio al gobernador, al presidente…

Describe maestra de la escuela indígena de Río Tuaripa, que carecen de luz, tienen alimentos para una comida al día y para llegar, los niños exponen su vida al atravesar el río


Tienen un salón de clases, que al mismo tiempo es comedor y dormitorio, sin que autoridad alguna los ayude

Una maestra del poblado de Río Tuaripa, del municipio de Guadalupe y Calvo, difundió a través de las redes sociales, las condiciones precarias con que opera la escuela con sólo un salón de clases, que al mismo tiempo es comedor y dormitorio, no tienen luz ni energía solar, cuentan con alimentos para una sola comida al día y los niños a veces tienen zapatos.

Esa zona además, está rodeada por un río cuya creciente en ocasiones es tan intensa, que se arriesga la vida atravesarlo, no obstante no hay otra forma de llegar a la escuela, ya que no hay un puente.

Mas aún, cuando los alumnos provienen de pueblos alejados y caminan hasta seis horas para llegar y ya no hay opción de que vuelvan a sus casas si no pueden pasar por el río, ya que el programa escolar en comunidades indígenas de la Sierra Tarahumara implica el sistema de internado, de modo que los menores van a la escuela y ahí se quedan a dormir para tomar clases de lunes a viernes.

Aspecto que, enfatizó la docente, hace responsables del bienestar de los niños, a ella y una cocinera, las únicas que están ahí para hacerse cargo, ya que sus padres están en sus comunidades de origen.

Por ello, hizo la denuncia pública con el ánimo de difundirla y esperando que llegue a quien pueda resolver tanto las condiciones tan precarias de la escuela como la urgencia de un puente, subrayando que la Secretaría de Educación se enfoca más en la cobertura urbana que la rural, ya que implementan un programa escolar de internado pero no se ocupan de que siquiera tengan alimentos.

“Soy una maestra que trabaja en una comunidad indígena rarámuri del estado de Chihuahua y me gustaría que estas fotos llegaran al señor gobernador Javier Corral Jurado o quizá al mismo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador… o cualquier autoridad o persona que estuviera dispuesto ayudar a estas personitas, mis alumnos, que son de escasos recursos.

“Les externo la situación de mi escuela y de mi comunidad, que es de difícil acceso y para llegar a la escuela se tiene que cruzar un río porque no contamos con un puente y como ven ante la naturaleza nada se puede hacer, en ocasiones el río está extremadamente grande y al momento de cruzarlo, se pone en riesgo la vida de los que ahí trabajamos y la familia que nos acompaña.

“Sólo cuento con un salón de clase, el cual sirve de comedor y dormitorio debido a que los niños que estudian en esta institución son de comunidades alejadas, a más de 5 o 6 horas que recorren caminando. Llegan, se establecen ahí y permanecen durante los periodos escolares, sin sus padres y los encargados de ellos, somos una coordinadora de cocina y yo, que somos las que estamos en la escuela.

“En cuanto a la comida, sólo recibimos el apoyo de tiempo completo que no es suficiente, ya que los niños sólo se alimentan una vez al día, no contamos con luz eléctrica ni una placa solar. Necesitamos equipamiento de cocina para atender a los alumnos.

“Los niños andan descalzos, sé que no es la única comunidad con carencias, que así como donde yo trabajo, hay muchos lugares que ocupan atención, por eso les pido que compartan mi publicación para que las autoridades pongan atención a las comunidades marginadas y no sólo a las zonas urbanas. También somos personas que ocupamos ayuda, niños que ocupan atención, que estudian y necesitan vivir en un ambiente favorable para que reciban una educación de calidad”.

Así las cosas.

15 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad