• Administrador

Una década de activismo salvó al cachorrito de Julimes

Ya se daba por extinto al único pez capaz de soportar temperaturas hasta de 47ºC en el manantial de “El Pandeño”


Un pez, único en el mundo y capaz de soportar temperaturas hasta de 47º C, tiene su hábitat en Chihuahua, donde estuvo a punto de extinguirse. Actualmente, gracias a las organizaciones ambientalistas, el llamado “cachorrito de Julimes” es resguardado por los propios pobladores y las aguas termales donde vive se han convertido en santuario.

La fundación World Wildlife Found (WWF) Capítulo Chihuahua y Pronatura Noreste hicieron suya la campaña de concientización sobre la especie endémica de Cyprinodon Julimesy en poco menos una década, lo lograron. Valió la pena.

De hecho, el cachorrito de Julimes ya se creía una especie extinta. Fue observada por primera vez en la década de 1930 pero no existían registros exactos de su ubicación hasta que en 1990 se construyó un camino cercano al manantial donde habita y su descripción fue publicada por científicos de WWF en 2009.


Por la construcción de un camino en 2009, científicos de WWF Capítulo Chihuahua documentaron su existencia y desde entonces, se ha pugnado por preservarlo y es el tramo que alumnos recorren cada año para conocer el manantial

El manantial donde habita es agua termal que alcanza hasta los 47 °C, por lo que se considera el vertebrado que desarrolla su ciclo vital a más alta temperatura en el planeta.

Y no hay en realidad, otro lugar en el mundo donde se le haya detectado, por ello es endémica y es en el humedal “El Pandeño”, del municipio de Julimes, donde habita, por lo que en 2014 fue declarado sitio RAMSAR, (Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional), lo cual ofrece el marco para la conservación y el uso ordenado de los humedales y sus recursos.

“El Pandeño” es en realidad, hogar de cuatro especies únicas en el mundo: Dos peces, el cachorrito de Julimes (Cyprinodon Julimes) y el pez Guayacón de Julimes (Gambusia spp.), así como el caracol de Julimes (Tryonia sp) y la cochinilla de Julimes (Termosphearoma macrura).

De acuerdo con WWF y Pronatura, uno de los factores que afectaba a ese ecosistema es que los agricultores solían revolver el fondo de los manantiales, lo cual perturbaba y destruía el hábitat de estos peces.

Afortunadamente, los dueños de ese terreno se adentraron tanto en la problemática que se convirtieron en promotores e influyeron en la operación del sistema de riego para preservar ese manantial y crear la asociación civil “Amigos de El Pandeño”.

Según WWF, la asociación recibió la custodia de la zona federal con fines de conservación y el cachorrito de Julimes quedó incluido en la NOM-059-SEMARNAT-2010, que enlista las especies bajo estatus de conservación.

Gracias a activistas de Pronatura Noreste se frenó el proyecto de un SPA balneario que habría puesto en riesgo el santuario de ese pez y otras tres especies endémicas

Otro elemento que puso en riesgo “El Pandeño” fue el proyecto para construir un SPA en las aguas termales de San Diego de Alcalá, del municipio de Aldama, que afectaría los mantos freáticos y amenazaba la permanencia del cachorrito de Julimes.

No obstante, en 2017 la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) clausuró la construcción del balneario, a presión de un intenso activismo por parte de Pronatura Noreste, que denunció la falta de un estudio de impacto ambiental y representó una larga batalla legal y burocrática.

Hoy en día, esa área es un santuario, protegido por una cerca de alambre y se mantiene cerrado, pero cada año las organizaciones ambientalistas organizan con escuelas, las visitas de niños y adolescentes para que conozcan la importancia de cuidar esta zona, de la cual la propia comunidad de Julimes ahora se siente orgullosa de ser reconocida a nivel internacional como la ‘casa’ del pez que vive en las aguas más cálidas del mundo.

21 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad