• Administrador

Y se hizo la luz… a partir de la basura

Incursiona la empresa regiomontana, PASA, en negocio de energías limpias con plantas en Torreón, Tijuana y León


Convertida en biogás, abastecerán a esos municipios y en 2 años más se proyecta que varios rellenos sanitarios en el país puedan generar energía eléctrica

El procedimiento de generar energía con la basura ha sido un anhelado proyecto del sector empresarial en el país desde hace casi dos décadas y las condiciones están dadas para que a partir del próximo año, una compañía mexicana incursione en el negocio de energías limpias.

Promotora Ambiental (PASA) anunció el arranque de tres plantas eléctricas que en 2020 estarán funcionando con un valor de facturación que ascenderá a 240 millones de pesos.

De acuerdo con una publicación en el periódico El Financiero, la empresa regiomontana creará esa unidad de negocio de energía y con ello, se estrenará en el mercado de generación de energía eléctrica a través de biogás.

Manuel González Rodríguez, director general de la compañía, detalló que la primera planta iniciará en junio de este año en León, Guanajuato y tendrá una capacidad de 2.8 megawatts; las dos restantes estarán en Torreón, Coahuila y Tijuana, Baja California, previstas para operar a finales de este año. Una inversión que en conjunto, representa 380 millones de pesos.

“Seremos la única empresa recolectora de basura y residuos en el país que incursiona en la generación de energía eléctrica aparte de Simeprode (Sistema Integral para el Manejo Ecológico y Procesamiento de Desechos)”, aseguró el directivo.

Nada casual. PASA ha desarrollado desde 1991, marcas como GEN que se ha posicionado como líder en el manejo total de residuos con más de 40 mil clientes a nivel nacional. También LINT, una alternativa en productos químicos, orgánicos y biológicos de última generación para el saneamiento ambiental, así como BITA en soluciones integrales en servicios y proyectos relacionados con el agua, además de PASA en concesiones municipales.

Acorde con el portal oficial de la empresa, su cobertura de mercado abarca todo México y operan en países como Panamá, Costa Rica y Colombia, en la recolección de basura residencial, residuos industriales y comerciales, y ahora incursionará en la generación de energía.


Apenas el principio

En el caso de León, la energía se la venderán al municipio para alumbrado público. En Tijuana también se comercializará para el municipio y en Torreón, probablemente se destine a Puebla, aunque todavía no está definido.

El directivo detalló que la planta de Torreón tendrá una capacidad de dos megawatts y en Tijuana será de tres megawatts, ambas estarán operando a finales de este año y la inversión será de 120 millones de pesos cada una.

“Para la compañía, este paso es muy relevante dado que se está convirtiendo el metano (gas de efecto invernadero) en CO2, para hacerlo menos letal, pero no sólo eso, sino transformarlo en energía eléctrica verde”.

Manuel González puntualizó que actualmente, PASA tiene 24 rellenos sanitarios en diferentes estados del país; uno más en Costa Rica y otro en Panamá así como en Colombia.

El plan de negocio es que en dos años más, 5 de los rellenos sanitarios en el país estén en posibilidades de generar energía eléctrica, uno de éstos sería en Cadereyta, Nuevo León.


Capital, el filtro para desarrollar más proyectos

Uwe Rolli es un alemán quien desde que llegó a México, en 1990, se percató del mercado cautivo en el país en materia de mejorar el tratamiento de la basura y la transformación de ésta en energías limpias o renovables.

Junto con su socio Oliver Hoffman, crearon una alternativa para reutilizar la basura y así reducir el impacto ambiental. Se trata de Gammakat, una empresa que aprovecha hasta el 96% de los desechos que se generan diariamente para producir energías como electricidad, diesel, gas, vapor y calor.

En el país, al día se generan 86 mil toneladas de desechos que en un 87% terminan expuestos al aire libre, causando afectaciones a la salud y al ambiente, señalan datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Según una publicación en la revista Entrepreneur, la idea del negocio surgió en 2008, después de que Uwe descubrió una tecnología alemana que podía hacer diesel a partir de los desechos, intentó promoverla en otros países sin éxito, “se rehusaban a incorporarla porque el costo de inversión era muy elevado”.

Pero cuando supo que Oliver estaba desarrollando la primera planta de reciclaje en Yucatán, le propuso que sumaran esfuerzos para poner en marcha esta tecnología alemana en México.

Fue en 2013 cuando fundaron Gammakat con la idea de tener su propia planta para elaborar diesel. No obstante, la inyección de capital era tan alta que los consumió y optaron por diversificar el servicio para brindarlo a otras empresas, en lugar de esperarse a tener su propia planta y su cartera de clientes se ha multiplicado.


Casos como los de Noruega y Suecia son admirables al impulsar el reciclaje, tanto que hasta ‘importan’ basura para generar energía

Tan funcional que otros importan basura…

Es interesante cómo el modelo de reciclaje de basura para producir energía, funciona tan bien, que Noruega y Suecia decidieron importar basura de otros lugares para garantizar su generación energética.

Una medida ecológica que puede ser la solución al problema residual del mundo

“El 12% de los residuos que utilizamos para hacer funcionar nuestra planta de Klemetsrud, en Oslo, es importada”, señala el director general de la agencia municipal que procesa la basura, Pal Mikkelsen.

Todo porque la capital noruega superó la capacidad de procesar los residuos que producen sus 1.4 millones de habitantes y ahora importa desechos de otros países para alimentar las plantas que generan calefacción y electricidad.

Este es el resultado de un compromiso de todos los noruegos, que consideran a la naturaleza como su bien más preciado y comenzó con una eficiente recolección de la basura, a través de un sistema de clasificación por colores: una bolsa azul para los residuos plásticos; verde para los desechos orgánicos y blanca para el resto. En recipientes separados colocan papel, vidrio, metal y basura electrónica.

La separación por colores no es un esfuerzo inútil. Los camiones recolectores dan a cada bolsa un destino diferente, ya que los lectores ópticos de las plantas procesadoras están calibrados para diferenciar colores.

Y por si fuera poco, lo de la importación es un buen negocio para esa agencia municipal. El tratamiento de los desechos es considerado un “servicio” y por eso, los noruegos cobran a los ingleses entre 30 y 40 dólares por tonelada para recibir su basura hogareña lista para incinerar (sin plásticos, metales ni vidrios) y ellos la procesan en su propia fuente de energía.

La historia de Suecia es muy similar. Que el 99% por ciento de la basura se recicle es un logro que cuenta el país europeo con orgullo y la meta es aún más ambiciosa, quieren ser la primera nación que produzca cero basura y con ello, producir energía.

El programa se llama “de Desecho a Energía” y transforma la basura en energía para todo el país. Lo particular es que ha sido tan efectivo, que ahora Suecia importa 700 mil toneladas de residuos procedentes de otros países como Italia y Reino Unido para abastecer los 32 centros de energía que ahora poseen.

La llamada revolución de reciclaje lo atribuye el gobierno a un trabajo colectivo y una gran educación de sus habitantes ya que todo, absolutamente todo se recicla sea vidrio, metal, plástico, papel, desechos orgánicos, ropa, nada se desperdicia, ni siquiera el agua que es tratada cuanto se requiera para volverla potable.

10 vistas
No te pierdas ninguna de nuestras notas. ¡Suscribete ahora! Noticias Chihuahua

Solo registra tu correo electrónico.

© 2023 por GG Publicidad